Calculan que se fugaron US$ 24.000 millones