Caló, de las amenazas de paro a una agenda con Cristina y la Iglesia