Caló: "Yo sigo firme con mi candidatura"

El jefe metalúrgico dará batalla para conducir la CGT antimoyanista
Nicolás Balinotti
(0)
25 de julio de 2012  

Antonio Caló tiene intenciones de mantener en pie su candidatura para encabezar la CGT que se opone a Hugo Moyano. Lo confirmó ayer a pesar de haber sido el blanco de fuertes críticas por parte de la mayoría de los dirigentes gremiales que lo designaron para liderar la central alineada con el Gobierno.

"Yo sigo firme, pero son mis compañeros los que decidirán sobre mi candidatura", dijo a LA NACION Caló, actual secretario general de la UOM.

Decidió enfrentar así las acusaciones que también en voz baja le dedicaron funcionarios del Gobierno, y puso paños fríos en el convulsionado antimoyanismo, un sector donde conviven "los Gordos" (grandes gremios), ex aliados de Moyano y sindicatos estatales. Sin otro potencial candidato en carrera, Caló les pasó el juego a sus aliados, que deberán resolver ahora si conservan el apoyo al metalúrgico que habían expresado hace unos días tras un largo debate interno.

Los cortocircuitos amenazaron con tumbar la estrategia de formar una CGT opositora a Moyano . Con la postulación de Caló en duda, hubo más de un dirigente que activó los canales de diálogo con la gente del camionero. Volvieron a cruzarse mensajes con un deseo imposible que invocaba a la unidad sindical. Las conversaciones fueron informales y difícilmente pueda asomar un acuerdo.

"Siempre aspiramos a la unidad, pero no a costa de cualquier cosa. Debe haber unidad en la agenda y contenido, y en los métodos. Y hoy la verdad es que no la hay", reconoció ayer un ladero de Moyano que desestimó cualquier acercamiento con los rivales.

Los opositores al camionero, en tanto, dieron ayer de baja un encuentro previsto en la sede de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Se postergó para el lunes que viene con el fin de descomprimir las tensiones que surgieron después de la ausencia de Caló a la reunión con Cristina Kirchner, hace nueve días.

"En ningún momento quise generar un desaire a la Presidenta ni a mis compañeros. Estuve de vacaciones en el país [en Entre Ríos]. ¿Qué, ahora no puedo tomarme un descanso? Era un viaje que tenía programado desde hacía tiempo", se justificó Caló por no haber asistido a la cumbre en la Casa Rosada.

A pesar de su reaparición, Caló continuó ayer siendo blanco del malestar de algunos de sus compañeros del antimoyanismo. "Estamos sin candidato. Lo de Caló es insólito. Todavía lo estamos esperando. Hace 20 días que no lo veo", dijo en Radio Mitre el textil Jorge Lobais, el último moyanista en cruzarse a la disidencia. Críticas similares habían disparado dirigentes vinculados a los gremios del Estado y Oscar Lescano, una voz de referencia entre "los Gordos".

En un intento de reagrupar a sus aliados, Caló garantizó para hoy su presencia en el gremio de los peones de taxis para reunirse con Omar Viviani y otros dirigentes que se distanciaron del camionero. La excusa será avanzar en la conformación del Movimiento de Acción Sindical Argentina, un espacio gremial que se lanzó hace 20 días en respaldo a las políticas kirchneristas.

Sin embargo, un dirigente que participará del encuentro en taxistas reconoció que se debatirá sobre la estructura y los nombres de la futura CGT, que se conformará el 3 de octubre en el estadio de Obras Sanitarias.

En caso de mantenerse el nombre de Caló para liderar el frente antimoyanista, ya se abrió una disputa interna para definir quién será su número dos. Cada sector quiere imponer un dirigente propio como secretario adjunto. Se anotaron en la carrera Viviani y el docente Horacio Ghilini, por los ex moyanistas; el estatal Andrés Rodríguez, por el sector de los "independientes", y Héctor Daer, de Sanidad, en representación de "los Gordos". El encuentro de hoy con Caló en taxistas le da a Viviani una luz de ventaja.

Caló no se alteró por los reproches. Retomó la actividad en su despacho del octavo piso de la UOM y conversó con Juan Belén, el representante metalúrgico durante su ausencia.

Caló cruzó llamadas con algunos de sus aliados del antimoyanismo. Uno de ellos, que hace un par de días lo criticaba, ayer lo saludó como si nada hubiera pasado.

Tampoco se inquietó en lo más mínimo por lo que generó su faltazo a la Casa Rosada. En su entorno, reconocieron que Caló nunca estuvo del todo de acuerdo con escenificar tan de pronto la alianza con el Gobierno.

Antes de sentarse con las autoridades , al metalúrgico le hubiera gustado que le garantizaran una mejora en el impuesto a las ganancias y en las asignaciones familiares, algo que todavía no cruzó la frontera de las promesas.

PIDEN ELEVAR EL SALARIO MÍNIMO

La CGT moyanista, al igual que la de sus opositores, exige un aumento del salario mínimo , que es hoy de 2300 pesos. Sin embargo, surgen diferencias notables a la hora de reclamar por cuánto debería ser la suba.

Ayer, el judicial Julio Piumato, uno de los principales aliados de Hugo Moyano, pidió elevarlo a $ 3500. Es decir, un porcentaje superior al 50%. "La CGT insiste en el aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil a $3500 y que ningún trabajador perciba menos q esa suma", escribió Piumato en su cuenta de Twitter.

Diferente es la postura en el antimoyanismo. El albañil Gerardo Martínez advirtió que su sector pedirá un aumento del 25%. Y adelantó que intentarán incluir en el debate una actualización del seguro de desempleo, que no se actualiza desde marzo de 2006.

Por su parte, la CTA que lidera Pablo Micheli solicitó "subir el salario mínimo a $ 5000, al igual que planes sociales y jubilaciones mínimas", según anticipó anteayer.

La CTA afín al Gobierno, que está encabezada por el docente Hugo Yasky, propondrá una suba del 25%, al igual que los opositores a Moyano.

El camionero, en tanto, encabezará mañana un acto en la CGT en homenaje a Eva Perón.

LOS CORTOCIRCUITOS

  • Los ex moyanistas, duros

    El textil Jorge Lobais insistió ayer en las críticas a Antonio Caló. "Estamos sin candidato. No sé dónde está Caló, lo estamos esperando. Hace 20 días que no lo vemos", ironizó el ex aliado de Hugo Moyano que ahora se acomodó entre sus opositores.
  • Lescano, en contra de Viviani

    Oscar Lescano es una voz de referencia en el sector de "los Gordos". Hace dos días puso en duda la candidatura de Caló, a quien había respaldado anteriormente. También se opuso a impulsar a Omar Viviani como un plan alternativo.
  • Más críticas al metalúrgico

    Desde los gremios estatales que integran el antimoyanismo le reprocharon a Caló la "falta de liderazgo". Pusieron en tela de juicio su capacidad para liderar la CGT. "En encrucijadas, fue poco sólido. Y eso pesa. Es algo dubitativo", dijo un dirigente.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.