Camaño: no vamos a hacer que De la Rúa se vaya; sí que cambie

Advertencia de una oposición diferente El futuro titular de la Cámara de Diputados pide que el Gobierno envíe proyectos que puedan votarse Anticipó que el peronismo se opondrá al decreto de restricciones bancarias
Laura Serra
(0)
5 de diciembre de 2001  

Su despacho era un desfile incesante de legisladores, dirigentes y gremialistas. Sus teléfonos sonaban sin parar desde la primera hora. Pequeñas gotas de sudor cubrían la frente del diputado Eduardo Camaño (PJ-Buenos Aires), quien, sin embargo, no parecía nervioso. "Es el ajetreo lógico en horas previas a la asunción de un cargo tan relevante", justificó, no sin cierto orgullo.

Ese cargo tan relevante es nada menos que la presidencia de la Cámara de Diputados. Cuando hoy el recinto lo proclame como tal, el justicialismo habrá consumado su ambición más cara: controlar el Poder Legislativo en pleno, con Camaño al frente de la Cámara baja y Ramón Puerta (PJ-Misiones) como presidente provisional del Senado.

El PJ hará valer su poder. Y su mensaje al Gobierno es claro: no votará leyes que perjudiquen a la gente. Camaño no dejó de reiterar este concepto a lo largo de la entrevista que concedió ayer a LA NACION. Pero en esta delicada disputa de poder con el Gobierno, el diputado bonaerense se autoimpone un límite.

"No vamos a hacer que el presidente (Fernando) De la Rúa se vaya, se caiga, pero sí que cambie. Lo mejor que puede hacer el peronismo es ganarle a la Alianza en el 2003", enfatizó.

-El control que el PJ ejercerá en el Congreso, ¿no es un arma de doble filo? ¿No le confiere mayor responsabilidad para garantizar la gobernabilidad?

-Es inevitable. Pero el que gobierna es De la Rúa. Yo no tengo por qué cogobernar con él. Pero yo, al asumir la responsabilidad de conducir la Cámara, tengo la obligación de darle funcionamiento. Esto significa que, directa o indirectamente, estoy haciendo que el Gobierno también funcione. Sin embargo, para que el Congreso funcione y las leyes salgan, es necesario que el Poder Ejecutivo envíe proyectos posibles de votar y no cosas imposibles que yo no pueda resolver. En este rubro coloco el decreto que emitió el fin de semana último (sobre restricciones en las extracciones bancarias).

-¿El peronismo podría impulsar la derogación de este decreto?

-Le anticipo algo: mañana (por hoy) en la comisión bicameral (de seguimiento de las facultades delegadas al Poder Ejecutivo) el peronismo votará en contra de ese decreto. Creemos que viola las facultades delegadas.

-Entonces, ¿quedaría anulado el decreto?

-Si el recinto convalida nuestro dictamen, sí; sería lo correcto.

-Pero ya se acabaron las sesiones ordinarias, y no habrá debates hasta marzo...

-Es verdad. Creo que sería bueno que, en esta democracia, el Presidente hubiera permitido darles continuidad a las sesiones ordinarias.

-¿El PJ ejercerá su poder para imponer leyes propias?

-Si hasta ahora el peronismo fue de alguna forma conciliador con el Gobierno y permitía la aprobación de las leyes que requería el oficialismo, fue en función de un planteo dramático que se nos hacía: o se votaba esa norma o se venía el caos. Ahora será distinto.

-Pero con esta actitud seguramente tendrán fricciones con el Gobierno.

-Seguramente, pero no habrá contradicciones en la medida en que el Gobierno entienda que el ajuste de gastos no debe pasar por la gente. No seamos ingenuos: ¿alguien puede pensar que los grandes economistas de la Argentina no sabían lo que iba a pasar el viernes (con el retiro masivo de depósitos)? Los fondos que se congelaron son los de los pobres tipos que siguen pensando que esta Argentina puede llegar a crecer.

-Una prueba de fuego que deberá atravesar el PJ es la discusión sobre el presupuesto que, según se anticipó, vendrá con un fuerte ajuste de gastos.

-Me parece que hay algunos ítem del ajuste que se pueden llegar a tratar sin afectar a las provincias ni a las economías regionales ni a la gente. Existen mecanismos para que la cifra de los recortes, que hoy aparece muy abultada, sea al final relativamente pequeña.

Cuando digo pequeña, hablo de 1000, 1500 o 2000 millones de dólares. Habrá que trabajar en el presupuesto arduamente. Pero una cosa es segura: no vamos a votar cosas en contra de la gente.

-Como presidente de la Cámara de Diputados quedará segundo en la línea de sucesión. En el ambiente político sobrevuela la idea de que el Presidente no finalizará su mandato...

(Interrumpe) -Mi expectativa siempre fue ocupar la presidencia de la Cámara (baja). Ya con eso les doy mi respuesta. Cada vez que en este país se vulneró la democracia, los peronistas lo pagaron muy fuerte. Así que dejemos que la democracia siga su curso. No vamos a hacer que el presidente (Fernando) De la Rúa se vaya, se caiga, pero sí que cambie.

-¿Todo el PJ piensa en preservar la gobernabilidad?

-Los peronistas piensan así. Quienes piensen distinto no serán tan peronistas.

Camaño

"Podrá haber fricciones. Pero no habrá contradicciones en la medida en que el Gobierno entienda que el ajuste de gastos no puede pasar por la gente."

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.