Cámaras hay, aunque nadie se anima a sonreír aún