Cambiemos crece desde 2015, pero explotó en los últimos dos meses

Cómo se construyó la mayoría que logró el oficialismo; un repaso transversal del escrutinio
Marcelo Veneranda
(0)
29 de octubre de 2017  

Fuente: Archivo - Crédito: Ricardo Pristupluk

En octubre de 2015, Mauricio Macri cosechaba 8,6 millones de votos en todo el país y quedaba tres puntos por debajo de la fórmula presidencial encabezada por Daniel Scioli, que también le ganaba al líder de Pro en territorio bonaerense. Pero, en simultáneo, María Eugenia Vidal generaba un inédito corte de boleta, daba el batacazo en ese mismo territorio y apuntalaba las chances de Cambiemos para el ballottage final. Esa gota de tinta amarilla en el principal distrito electoral volvió a extenderse en las PASO de este año. Pero desbordó el domingo pasado.

Quien mejor lo resumió esta semana fue un informe del Instituto Pensamiento y Políticas Públicas, que coordina el ex diputado Claudio Lozano: "Cambiemos creció más en los últimos dos meses que entre las PASO 2017 y las PASO de 2015".

El economista de la CTA reseñó así el hecho de que Macri obtuvo 6.790.982 votos en las PASO presidenciales de 2015 y 8.386.437 de votos en las PASO de este año. Esto es, más de 1,6 millones de votos por encima de su primera marca. Pero apenas dos meses después cosechó 10.163.888 de votos en todo el país. O sea, 1,7 millones de votantes más que el 13 de agosto pasado. La mitad de ese crecimiento lo consiguió dentro del territorio bonaerense: 832.140 votos.

Cambiemos no sólo se impuso en los cinco distritos más importantes del país (Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Capital Federal y Mendoza), sino que también triunfó en otras ocho provincias donde el peronismo no había probado la derrota en años: Salta, Chaco, La Rioja o Santa Cruz son los mejores ejemplos.

Esa es la otra cara de la moneda: el repliegue del kirchnerismo, pero más aún del peronismo no kirchnerista, ofreció el espacio para que avance la mancha amarilla. Así lo evidenciaron las postales que la noche del 22-O ofrecieron la ex presidenta Cristina Kirchner, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey y el diputado Sergio Massa, por citar los casos más notorios.

En las elecciones generales de 2015, Scioli como candidato del FPV-PJ cosechaba 9,3 millones de votos. El 37% del total y dos puntos más que Macri. El domingo pasado, las fórmulas de Unidad Ciudadana y el peronismo kirchnerista conseguían 5.706.245 de votos: el 23,31%.

Los gobernadores peronistas que buscan dejar a Cristina Kirchner en el pasado, por su parte, cosechaban 3.755.377 de votos: el 15,34%, pero 148.193 votos menos que en las PASO. 1 País, el frente de Massa y Margarita Stolbizer, acumulaba 1.463.733 de votos, incluido el escenario porteño: 5,98% del total país y 339.476 votos menos que el 13 de agosto. Con presencia en todas las provincias, Massa había conseguido el 21,3% de los votos en las elecciones generales de 2015.

El kirchnerismo bien podría cuestionar esta lectura y marcar otra: que, después de Cambiemos, Unidad Ciudadana fue la fuerza que más creció en 2017. En sus distintas variables provinciales, sumaron 674.527 votos con respecto a las PASO del 13 de agosto.

Pero también podría hacer el mismo planteo el Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT). Entre las PASO y octubre sumaron 242.526 a su cuenta en todo el país y en la categoría de diputados lograron vencer al sello del PJ que portaba Florencio Randazzo en Buenos Aires.

En ese punto, Lozano vuelve a marcar una cuña: señala que las variantes del peronismo y la oposición que más flexibles se mostraron frente al Gobierno -"cómplices", dice el economista- fueron las que más votos perdieron. "Por el contrario, crecieron quienes se presentaron con firmeza ante la opción gubernamental", completa, en alusión a Unidad Ciudadana y el FIT.

Cambiemos tiene otros argumentos para mirar con optimismo el escenario de 2019. Acorraló al peronismo en el conurbano bonaerense, donde cosechó un 38% de los votos, estuvo cerca de alcanzarlo en la poderosa tercera sección electoral, bastión kirchnerista. Algo impensable luego del bajón económico de 2016 y su impacto social. Pero, quizás más importante, Cambiemos logró entronizar a Cristina Kirchner como la opositora más votada. Y, de paso, la derrotó.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.