Cambiemos se prepara para cubrir 10.000 cargos

Son los puestos a llenar si además de la ciudad y la provincia gana la Presidencia; apunta a empresarios del sector privado
Iván Ruiz
(0)
5 de noviembre de 2015  

Diez mil cargos. Nadie se inquieta en Cambiemos; sin embargo, por el alto número de funcionarios que precisan para poner en marcha las gestiones de la ciudad, la provincia, más de 60 municipios bonaerenses y, eventualmente, la Nación, si Mauricio Macri gana el ballottage, el 22 del actual.

De los 10.000 cargos saldrían los próximos ministros, secretarios, subsecretarios, directores, de ahí hacia abajo. La cifra no es aleatoria: el macrismo, para gobernar, necesitará ese número según concluyeron una decena de dirigentes de todo el arco político que consultó LA NACIÓN.

Primero, se ubicará a la gente de confianza, a los equipos de trabajo que ya tienen rodaje. Después, habrá lugar para los dirigentes técnicos de la fundación Pensar, el think tank macrista. Esperan, también, que el envión político tras las elecciones motive el desembarco de una nueva oleada de "amigos" que se desempeñan en la actividad privada. La nómina la completarán los cuadros del radicalismo que participen del gobierno bonaerense.

Desde Pro se ilusionan con volver a las fuentes, recrear el ADN fundador del partido. Como sucedió con el propio Macri -y muchos de sus ministros-, que dejó el holding familiar para ganarse un lugar en la política porteña, ahora esperan una segunda oleada de empresarios y ex hombres de negocios que resignen sus despachos para aportar "un granito de arena al país". Según pudo saber LA NACIÓN, desde Pro ya se habrían contactado con headhunters para tentar a varias decenas de ex CEO con larga experiencia en gestión. Fuera de esta situación excepcional, el contacto con la esfera privada está a cargo de la agrupación G-25.

"La gente que estaba en el sector privado funcionó muy bien en la ciudad. Muchos vinieron a tocar la puerta porque quieren colaborar. Vidal los recibirá, conversará con ellos y empezará a ver quién puede ayudar sobre la base de su experiencia y de nuestro perfil", aseguró Federico Salvai, hombre de extrema confianza de la gobernadora electa.

La transición bonaerense será clave para la distribución de cargos. "Todavía no sabemos cuánta gente vamos a necesitar porque habrá un cambio del organigrama. Nos enfocaremos en Seguridad, Infraestructura y Educación. Habrá lugar para todos los buenos", explicó Salvai.

Las negociaciones por el desembarco en La Plata comenzaron en dos mesas paralelas. Por un lado, Salvai y Hernán Lacunza -el referente económico- mantuvieron el martes la primera reunión con los sciolistas Alberto Pérez y Rafael Perelmiter para ordenar la transición. Por el otro, desde Pro planifican los pasos a seguir con la UCR, su gran aliado. "Pueden quedarse con varios ministerios bonaerenses, pero ninguno significativo para la gobernabilidad", dijo otro dirigente de Pro.

En el radicalismo descuentan que Pro necesitará de su cantera de dirigentes para poblar la gestión bonaerense. "Si uno mira los cargos, a Pro evidentemente no le alcanza", aseguró el referente radical Federico Storani. "Suena muy bien el interés de dirigentes que vienen de fuera de la política, pero tiene sus riesgos. Ojalá que vengan empresarios, pero tienen que comprometerse a ganar mucho menos en la función pública. En las ONG hay gente muy valiosa, pero también te puede tocar una como [Romina] Picolotti", alertó Storani. Y se animó a postular: "Tenemos dirigentes muy preparados en áreas como Salud y Educación".

Para los 64 municipios bonaerenses tendrán prioridad los cuadros técnicos que hayan militado para los candidatos. Recuerdan con alivio desde Pro que muchos de esos distritos fueron ganados por el radicalismo y dan por sentado que al centenario partido no le hacen falta recursos humanos para gobernar esas intendencias.

Las pulsaciones de los macristas se estabilizan a la hora de explicar cómo componer la próxima gestión porteña. "Sólo con el ascenso de segundas y terceras líneas ya tenés garantizada una buena cantidad de cargos con gente idónea", dijo un funcionario con largos años en el Ejecutivo de la ciudad. Si Macri ganara la segunda vuelta podría mudar a Nación a unos 1000 funcionarios de su gestión porteña. En ese caso, Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Macri jugarán una suerte de pan y queso de la política. Del otro lado estarán los funcionarios con más renombre de Pro. Quedarán a la espera, también, sus aliados políticos. ¿Quién elige primero? "La prioridad la tiene el jefe, como en todos lados", bromeó Salvai.

El reparto, según el distrito

2500

Gobierno bonaerense

Es la cantidad de dirigentes que necesitará Pro para ocupar ministerios, secretarías y más

2000

Gobierno porteño

En el macrismo confían en el ascenso de funcionarios de carrera para ocupar cargos políticos

50

dirigentes

Es la cantidad de funcionarios de confianza que necesitarán cada uno de los 64 intendentes bonaerenses de Cambiemos para completar sus equipos

Por: Iván Ruiz

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.