Cambio de hábitos

(0)
4 de diciembre de 2001  

  • Cuentas familiares. "Hijo, no saques plata del Banelco porque la necesito yo." Con este mensaje en el contestador automático de su teléfono despertó esta mañana Federico en su departamento de Recoleta. Desde Tucumán, su padre le advertía que no retirara efectivo de la caja de ahorro que comparten en el Banco Río porque destinará a gastos varios los 250 pesos que, como máximo, pueden extraer esta semana.
  • Para Federico, que estudia en Buenos Aires y vive principalmente del dinero que su familia deposita en la cuenta, la noticia significó empezar el día con el pie izquierdo. Aquí, en la Capital, el joven debe abonar en las próximas horas las expensas del inmueble que habita y no podrá hacerlo, como hasta ahora, con billetes.

    "Como estoy sin plata, tampoco pude comprar en la despensa del barrio -tal como hago siempre- los artículos de higiene. No tienen el aparato para cobrar con tarjeta de débito. Terminé en el Disco de Uriburu y Arenales, donde estaban tan desinformados que me dijeron que el gasto con la Banelco entraba dentro de los 250 pesos", explicó.

    * * *

  • Sin diario, sin paseador. En otra punta de la ciudad, en el barrio de Villa Urquiza, Edith -una jubilada que ahora trabaja como ama de casa y abuela- le explicaba con tristeza al canillita del vecindario que tenía que cancelar la recepción del diario en su domicilio. "En casa estamos obligados a hacer muchos gastos con cambio chico o mediano, que ahora nos va a faltar por el límite al retiro de efectivo. Así que, por orden de prioridades, tengo que dar de baja el servicio del diarero", dijo.
  • Ni qué hablar de Alejandra, vecina de San Telmo, que dejó sin paseador a su perro, Felipe. "Al muchacho yo le pago cash. Pero no lo haré más de aquí en adelante", sentenció.

    * * *

  • Repunte inmobiliario. El efecto de la bancarización puede producir algunos cambios favorables en el ámbito inmobiliario. La demanda, que hace meses que posterga sus decisiones, reflejó ayer su interés por la compra de propiedades. "Frente a la inmovilización del dinero, a la hora en que se vencen los plazos fijos la gente prefiere adquirir una propiedad. Todos piensan que los ladrillos no se volatilizan", puntualizó Armando Pepe, de la firma homónima.
  • Jorge Toselli, por su parte, considera: "La gente parece interesada en volcar tal vez sus ahorros en propiedades, de las que puede obtener una renta si las ofrece en alquiler".

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.