Campañas electorales, el punto más oscuro