Cancillería objetó el estudio ambiental del Banco Mundial