Cardoso sueña con una moneda común

Volvió a reclamar una devaluación
(0)
23 de diciembre de 2001  

SAN PABLO.- A pesar de los anuncios del presidente interino, Adolfo Rodríguez Saá, de que la Argentina no devaluará, el presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, volvió a abogar ayer para que el país adopte esa alternativa.

"Si la Argentina adopta una posición más parecida a la de Brasil en relación con el cambio, quizás hasta podamos soñar con una moneda única", dijo Cardoso, llegando a una ciudad turística en Mato Grosso do Sul, donde pasará la Navidad.

Cardoso viene defendiendo cada vez de forma más directa para que la Argentina opte por la devaluación del peso y no por una dolarización. "Las exportaciones mejorarían, el turismo crecería y todo comenzaría a funcionar", llegó a sugerir anteayer.

Brasil rechaza y combate una dolarización, que dificultaría una integración mayor en el Mercosur y acercaría políticamente a la Argentina y los Estados Unidos.

Cardoso dijo también que no conoce a Rodríguez Saá, y llamó de "amigo" al ex presidente Fernando de la Rúa, por haber mantenido el equilibrio en las relaciones con Brasil durante tensiones diplomáticas producto de las negociaciones comerciales.

El presidente del Banco Central, Arminio Fraga, dijo que Brasil será relativamente inmune a la crisis de la Argentina, debido a que Brasil no es un acreedor importante de su vecino del sur y sólo envía cerca de un 10% de sus exportaciones a la Argentina.

Efectos en el turismo

Pero sí se sentirán los efectos en el turismo argentino hacia este país.

Los empresarios de Florianópolis -Estado de Santa Catarina- ya comenzaron a sufrir los efectos de la crisis. Según dijo a LA NACION Juan Rodríguez, asesor del consulado argentino en la ciudad turística, los argentinos "virtualmente desaparecieron. Están cayéndose todas las reservas". Relató que un complejo con 50 departamentos en Praia dos Ingleses había perdido 40% de las reservas de argentinos hasta la semana pasada. "Esta semana terminaron de cancelar el resto", contó.

Brasil ya prevé que perderá buena parte de los 870 millones de dólares que el turismo argentino dejó el año pasado en Santa Catarina.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.