Carlos Heller: "El Gobierno necesita el blanqueo para resolver cuellos de botella"

El diputado y banquero kirchnerista defendió el perdón a los evasores y las restricciones cambiarias; cuestionó a los medios por hablar de "cepo" y "dólar blue", y los acusó de infundir "miedo al peso" entre los ciudadanos
Diego Sehinkman
(0)
11 de mayo de 2013  

¿Sabés por qué no tuve problema en darte la entrevista? Porque vos podrás estar de acuerdo conmigo o no, pero no tengo nada que ocultar.

La siguiente sesión tuvo lugar en el banco Credicoop, Reconquista al 400.

–Le voy a mostrar un videito. Mire. [Monólogo de Tato Bores sobre la locura de los argentinos por el dólar] Año 1964, por eso está en blanco y negro.

–Esto ratifica el tema cultural que el dólar tiene en la Argentina. No es casual que somos, después de EE.UU., el segundo o tercer país del mundo donde los individuos tienen más dólares.

–Si uno de sus nietos les tiene miedo a los perros y cruza la calle cada vez que ve venir uno, ¿cómo le saca el miedo? Dándole confianza, mostrando que no muerde.

–[Se ríe] Primero vería de qué perro se trata. Por ahí está bien que le tenga miedo.

–El Estado argentino le mordió 13 ceros a su moneda en los últimos 40 años. ¿No será por eso que la gente se cruza al dólar?

–Este perro es distinto. La Argentina de hoy tiene la deuda más baja de la historia en función de su PBI, un sistema financiero totalmente pesificado, altísimo nivel de reservas y superávit comercial persistente. La economía está fuerte de verdad. Por eso, la Presidenta puede decir que no va a haber devaluación.

–Pero yo le hablaba del miedo a ahorrar en pesos. ¿Cómo convence a la gente de que no la van a morder otra vez?

–Primero hay que convencer a todos los terroristas como ustedes, que van por los medios poniendo títulos gigantes todos los días con el dólar ilegal y le dicen a la gente que pasarán catástrofes. ¿Cómo querés que la gente no tenga dudas?

–¿Entonces el componente psicológico del miedo al peso lo construyen los medios?

–En una enorme medida, sí.

–Pero le acabo de mostrar un video de Tato… ¡del año 64!

–¡Sí, justamente! ¡Era un medio!

–¿También lo contrató Magnetto?

–[Risas] Creo que justamente lo contrató Magnetto, pero debe ser mera casualidad.

–Pueden enumerarse cosas positivas del kirchnerismo, pero a la gente le preocupa la inflación.

–Hay puja distributiva, un Estado que recauda y distribuye a través de subsidios. Los empresarios se vuelven a apropiar de una parte de esa redistribución aumentando los precios.

–¿El empresario argentino es más codicioso y peor persona que el de otros lugares? Porque muchos países tienen puja distributiva y no tanta inflación.

–Desde 1992 hasta 2012 se fueron del país 160.000 millones de dólares: ganancia, rentabilidad no declarada, utilidades por las que no se pagaron impuestos. La economía argentina ha sido altamente rentable.

–Vamos a su polémica frase: «Que esté cayendo la actividad inmobiliaria un 41% en el primer trimestre en Buenos Aires es un factor positivo, no preocupante. Significa que hay mucha gente que no convalida que le quieran indicar los precios en dólares».

–Es cierto. Los precios no tienen nada que ver con los valores de la construcción.

–Dice el manual: «Precio: lo que el mercado está dispuesto a pagar por algo». Si la gente cree que el ladrillo es un refugio, más allá del costo de fabricarlo, el precio lo pone la demanda.

–¡Eso es lo que dijo Carlos Heller! ¡El mercado pide una cantidad de dinero y la gente dijo que no va a pagarlo! ¡Que ese precio es irreal, especulativo y no guarda relación con el costo real!

–A la luz del blanqueo, ¿no fue un error el cepo?

–¡No hay cepo! Hay medidas de restricción cambiaria que impiden atesorar. La Argentina exporta por 89.000 millones de dólares e importa por 77.000. La gente viaja al exterior más que nunca.

–¿Me vendería unos dólares su banco?

–[Va levantando el tono] ¡No! ¡No se puede atesorar en dólares!

–Y eso no es un cepo...

–El cepo es un elemento de tortura y tiene esa perversidad. Los medios instalan terminologías. En vez de decir dólar ilegal o en negro, dicen blue, que suena lindo.

–De vuelta al ring: blanqueo.

–Esta cosa tiene una primera sensación no agradable: la de la injusticia que conlleva el perdón fiscal a los evasores. Pero si ese instrumento permite que estos señores me la traigan de vuelta y la pongan dentro del sistema productivo, ese costado compensa el sabor amargo.

–Hace un rato habló de superávit. Si es así, ¿por qué necesitaría el Gobierno traer plata negra?

–El Gobierno tiene una verdadera preocupación, que es defender el empleo y el mercado interno. Pero hay algunos cuellos de botella que tiene que resolver, por ejemplo, el desbalance energético, que necesita inversiones cuantiosas.

–¿Reconoce algún error del Gobierno en la pérdida del autoabastecimiento energético?

–No. Eso tiene dos causas: la desinversión de Repsol y el enorme crecimiento del consumo interno por el proceso de industrialización y del enorme crecimiento del consumo.

–¿Cómo convive un cooperativista con esta foto? [Lázaro Báez]

–[Se pone los anteojos] ¿De qué es la foto?

–¿No lo reconoce? Lázaro Báez.

–No lo conozco. [Piensa] Bueno, sí. Lo vi en el sepelio de Néstor.

–¿Le hace ruido lo de los bolsos, fajos, balanzas?

–Me parece bárbaro que la Justicia investigue. Pero no creo que si el señor Lanata dice una cosa el domingo, el lunes haya que allanar todos los domicilios de todos los que nombra, porque eso es convertirlo en el juez supremo de la Nación. La justicia argentina no puede ser Lanata los domingos a las 22.

–Fariña, Elaskar y la secretaria de Kirchner hablaron de kilos de euros. ¿Qué más necesita ver para aceptar que algo había?

–Primero, que no era la secretaria, era la jefa de correspondencia, alguna diferencia tiene que haber. Algo que vale para todos los tipos de la tierra es el principio de inocencia: mientras no se demuestre lo contrario. Hay que probar la culpabilidad, no la inocencia.

–Aun no siendo jueces, ¿no se ve clarísimo?

-¡Pindonga es clarísimo!

–[Foto de Cristina con él]

–Qué linda foto. Debe de haber sido en la campaña...

–Mire cómo le cambió la cara.

–Para mí Cristina es el referente principal del proyecto del que me siento parte, una estadista de primer nivel. De cualquier manera, creo que los proyectos trascienden a las personas y su éxito radica en que sean capaces de garantizar su continuidad más allá de las personas. Si la posibilidad de una reelección de Cristina existiera, yo estaría a favor. Los procesos de cambio siempre son largos y la alternancia es una mala cosa cuando uno piensa en cambiar el país a fondo.

–Volviendo al blanqueo. Si no le hubiera gustado la medida, ¿me lo diría? Porque hasta aquí ha defendido todo. A nadie le gusta todo ni de su propia mujer.

–[Inspira hondo y se inclina hacia delante, sonriente] Mirá, si hubiera cosas de mi mujer que no me gustan, ¿te pensás que lo contaría por los medios?

–Dejamos acá.

HISTORIA CLÍNICA

  • Heller Carlos
  • Edad: 73
  • Ocupación

    Presidente del banco Credicoop. Diputado nacional por la ciudad por Nuevo Encuentro. Desea renovar su banca en las elecciones de octubre


  • Observaciones

    Cálido anfitrión, buen humor, inflexible en su defensa del Gobierno
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.