Carrió busca recambios y apuesta a la militancia

"El objetivo es acercarnos a la gente", argumenta Rafael Romá
Jaime Rosemberg
(0)
4 de mayo de 2003  

Sobran los ejemplos en la historia argentina reciente sobre agrupaciones de centroizquierda que comienzan un lento período de descomposición luego de un positivo desempeño electoral.

¿Cómo harán Elisa Carrió y ARI para no repetir el camino del Partido Intransigente, en los años 80, y el del Frepaso, en los años recientes, y evitar la dilapidación de los casi tres millones de votos obtenidos el domingo último?

"El objetivo es acercarnos a la gente, más allá de las estructuras partidarias", dijo a LA NACION Rafael Romá, diputado y mano derecha de la líder de ARI. "Los errores más grandes los cometimos cuando las viejas estructuras se nos acercaron", dispara el ex vicegobernador bonaerense, con el Partido Socialista y la Agrupación Nuevo Milenio, del peronista Juan Carlos Dante Gullo, como destinatarios.

"Primero hay que cambiar la sociedad, y después gobernar. No al revés", agrega el diputado bonaerense Eduardo Macaluse, parafraseando al dirigente del PT brasileño Marco Aurélio Garcia.

"Tenemos que ser parte de lo nuevo, y no conformarnos con ser lo mejor de lo viejo", refuerza Romá, que imagina ampliar ARI con distintos sectores sociales, de la producción, y hasta un sector de los grupos piqueteros. "El menos politizado", destacó.

La mesa chica del partido llegó a dos conclusiones: las apelaciones al "contrato moral" por parte de la candidata le ganaron la simpatía de vastos sectores de la clase baja. Pero las continuas apelaciones a su fe religiosa y cierta imagen de soledad le restaron votos entre su electorado "cautivo", más cercano a la clase media urbana.

Diferencias

Romá está enojado con algunos sectores del llamado progresismo. "No apostaron por nosotros, y especularon con nuestro fracaso", se quejó, y agregó que la figura de Carrió excede los encasillamientos de tipo ideológico. "Combina el carisma del caudillo popular y la formación intelectual", afirmó Macaluse. "Su liderazgo no es sólo para las clases medias", dice Romá, que distingue diferencias entre Carrió y el ex vicepresidente Carlos Alvarez.

En ARI reconocen que crear liderazgos alternativos es una tarea urgente. "Es una gran necesidad; no podemos ser carrió-dependientes ", reconoce Romá, para quien hace falta comenzar ya la búsqueda de un líder que reemplace a Carrió en Diputados a partir del 10 de diciembre, fecha en que vence su mandato. "La meta es que los once diputados de ARI logremos que el Parlamento apruebe las iniciativas de nuestro programa de gobierno", razona Macaluse.

El peso específico de Carrió en las decisiones de su fuerza quedó evidenciado, una vez más, el miércoles último, cuando la junta nacional de ARI debió sentar posición respecto de la segunda vuelta electoral.

A pesar de las posturas del diputado bonaerense Mario Cafiero y del legislador mendocino Gustavo Gutiérrez, quienes preferían discutir con el candidato Néstor Kirchner un acuerdo programático que contemplara, por ejemplo, la remoción de los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, el plenario decidió negarse a cualquier tipo de negociación por cargos o eventuales medidas de gobierno. Tal cual lo querían la jefa de la fuerza y sus allegados más cercanos.

"Creo que fuimos amarretes, y hay que tener actitudes patrióticas", criticó el propio Cafiero, que renunció a su candidatura a gobernador por ARI un mes antes de las elecciones presidenciales. "Debemos construir liderazgos solidarios, que permitan el surgimiento de otras figuras", dijo a LA NACION el legislador, quien a pesar de "respetar" la figura de Carrió lanzará su línea interna el 10 del actual.

Más allá de la búsqueda de nuevos referentes, ARI pondrá atención y esfuerzos por sumar a "la gente común" al proyecto político.

"Acá se tiene que incluir al farmacéutico del pueblo, o al intelectual; convencerlos para que se metan en política y lleguen a ser intendentes o diputados", se entusiasma Romá. Después de unos días de vacaciones ("en algún lugar de la Argentina", según su vocero, Matías Méndez), y desde mañana, Carrió sostendrá reuniones con fiscales de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense para agradecerles su apoyo y comprometerlos a ayudarla en la difícil tarea de fortalecer el partido en todo el país.

El futuro de ARI

  • La ex candidata pretende abrir el partido a distintos movimientos políticos y sociales. Su apuesta es convertirse en un partido con vocación de poder y salir de las "estructuras políticas" para "acercarse a la gente".
  • Referentes de su partido coinciden en la necesidad de apuntalar "liderazgos alternativos" a la figura de la diputada chaqueña. Tratarán de fortalecer la propuesta de ARI desde el Congreso de la Nación.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.