Carrió: "El gobierno nace con legitimidad segmentada"

Dijo que Cristina Kirchner tiene un rechazo del 70% en las clases medias y altas
Jaime Rosemberg
(0)
30 de octubre de 2007  

Victoria se acaba de hacer un nuevo peinado. "Mamá, me enamoré del peluquero", le dice sonriendo. Elisa Carrió abraza a su hija adolescente para las fotos y se sienta, contenta, a contestar las preguntas de LA NACION.

El día después de su segundo puesto en las elecciones nacionales no tuvo nada de depresivo. Conferencia de prensa al mediodía, con advertencias al Gobierno incluidas ("soy más peligrosa libre que con un cargo", amenazó), almuerzo con amigas y siesta resultaron en una combinación casi perfecta. Horas antes de tomarse unos días en Punta del Este, Carrió elude hablar de derrota: está segura de haberse posicionado como "líder de la oposición" y ya piensa en 2011, aunque se autoexcluye de la carrera. "Este gobierno nace con legitimidad segmentada", fustiga, y promete seguir peleando "para liberar a los pobres de la jaula del clientelismo".

-Se la nota muy contenta. ¿No le dolió perder sin ballottage?

-No busco el poder. Amo profundamente la libertad y la creación política en todo caso. Tenemos hoy una coalición que con seguridad va a gobernar este país en cuatro años, en representación clara de las clases medias y medias altas del país, con sus valores. Cinco millones de votos sin dinero, sin aparato y sin marido, ¡cómo no estar contenta! [se ríe mucho].

-Pero, perdió la elección...

-Debemos ser la fuerza de rescate de nuestros hermanos pobres aprisionados en la pobreza y la cárcel del clientelismo. A veces se gana perdiendo, y otros pueden perder ganando.

-Ganó sólo en las grandes ciudades...

-[Cortante] En el conurbano no es así. En La Matanza sacamos el 20 por ciento de los votos, y gracias a que se organizó el saqueo no llegamos al 30%. Era una elección competitiva en el conurbano bonaerense, algo que ellos no podían aceptar.

-¿Dice que hubo fraude?

-[Piensa] Influyó directamente en que no hubiera ballottage. Hubo tres puntos robados en el conurbano, sin dudas.

-Sin el voto de las clases media y alta, ¿cómo evalúa la legitimidad social del futuro gobierno?

-Tiene una legitimidad social segmentada, con el 70 por ciento de rechazo en las clases medias argentinas. Es un problema a resolver por ellos.

-¿Dialogaría con la presidenta electa si la convocaran?

-No, los diálogos institucionales que correspondan se van a dar en el seno del Parlamento. Soy una persona sin cargos, una persona libre de la Nación que va a circular por el mar [se ríe].

-¿No sería bueno hablar?

-Somos la antítesis en lo que hace a la República, la ética, el desarrollo económico y la justicia social. Como no me voy a vestir hasta marzo, no tengo ropa para ir a Olivos [sonríe].

-La coalición es heterogénea. En Capital hubo dos listas....

-Sí, pero trabajaron en forma armonizada, expresando dos líneas que también tiene la coalición, una de centroizquierda y otra más ligada al centro.

-¿Nada de centroderecha?

-Si Quindimil es de centroizquierda nada me preocupa.

-¿Habrá interbloque en Diputados?

-Los diputados electos tienen la enorme responsabilidad de amalgamarse, y saber que la causa es más importante que las cuestiones personales. Estoy segura de que en el 95 por ciento de los casos no va a haber ninguna dificultad. El otro 5 por ciento no me interesa.

-¿En serio no se presenta a ningún cargo más?

-Siempre supe que tenía que abrir estos caminos, y hoy tengo la sensación de que lo hice. Voy a estar muy feliz el día que vea a una nueva generación en el poder en la Argentina. Para eso voy a trabajar durante los próximos cuatro años.

-¿Dónde se imagina?

-Y... puedo ser ministra de Educación, siempre estaré para ayudar.

-La Capital votó a Macri y a usted, ¿cómo lo explica?

-La ciudadanía ya vota con libertad absoluta. Los votos no les pertenecen a los dirigentes ni a Macri ni a mí ni a nadie.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.