Carrió, entre Rodríguez Saá y Menem

La candidata presidencial de ARI creció cinco puntos respecto del mes último; los costos de la lucha interna en el peronismo
(0)
24 de noviembre de 2002  

El impacto negativo de las luchas internas del peronismo en la opinión pública y, quizá, la renuncia de Luis Zamora a la competencia electoral favorecieron un repunte de la diputada nacional y líder de ARI, Elisa Carrió, en la intención de voto para las próximas elecciones presidenciales, según un sondeo de Ipsos-Mora y Araujo especial para LA NACION.

Del 11,1 por ciento que midió el mes último según la misma encuestadora, Carrió trepó al 16,2 por ciento, guarismo apenas superior al que Ipsos registró en agosto último, antes de medir una brusca caída de la candidata del centroizquierdista partido Afirmación para una República Igualitaria.

Así, se ubica segunda, detrás del precandidato peronista Adolfo Rodríguez Saá, que tiene un 17,3% de intención de voto. Detrás de Carrió aparece el también precandidato del PJ y ex presidente de la Nación Carlos Menem, con el 14,2 por ciento.

En octubre, Carrió aparecía tercera, detrás de Rodríguez Saá (con 18,3 por ciento) y de Menem (15,8 por ciento).

¿Cuánto benefició a Carrió la decisión de Zamora, un líder de izquierda con el que exploró una alianza pero luego renunció a la idea, de no competir para presidente? Los encuestadores afirman que colaboró, pero no de manera contundente.

"Los casi ocho puntos de intención de voto que llevaba Zamora hasta el mes pasado podrían estar reflejándose en el crecimiento de Carrió. Pero esta posibilidad queda relativizada en el hecho de que la líder de ARI ya había alcanzado el 16 por ciento de intenciones de voto meses atrás, cuando Zamora todavía figuraba entre los candidatos y recogía una porción significativa de intenciones de voto.

"Tampoco otros candidatos de la izquierda se benefician de ese caudal ahora disponible. El gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, es un candidato que de alguna manera capta voto de centroizquierda y puede, por tanto, estar también recibiendo algo de los votos dirigidos a Zamora", concluyen.

La encuesta, realizada entre el 14 y el 19 del mes actual en once localidades del país -entre ellas las principales capitales- y para la que se consultaron 1200 personas, parece mostrar una merma general de los candidatos presidenciales del PJ, con la excepción de Kirchner, que tuvo un crecimiento de un punto porcentual: de 8,1 a 9,2 por ciento. En cambio, el gobernador cordobés, José Manuel de la Sota, bajó casi un porcentaje equivalente, de 6,1 por ciento en octubre a 4,9 por ciento ahora.

El efecto nocivo de la pelea interna en el PJ sobre los candidatos, según Ipsos-Mora y Araujo, se extiende también a las expectativas sobre la elección interna partidaria, cuya fecha el Gobierno mantiene indefinida.

Aumentó el porcentaje de personas que dicen que están dispuestas a votar en esa elección interna: es del 65 por ciento, contra apenas un 12 por ciento que está seguro de que votará y un 13 por ciento que posiblemente lo haga.

Cuando se les preguntó a estos últimos dos grupos a quién votarían, de entre los candidatos existentes, las respuestas favorecieron a Menem: un 29 por ciento lo prefiere. Detrás de él aparecen Rodríguez Saá, con un 27 por ciento; Kirchner, con un 17, y finalmente De la Sota, con un 11 por ciento.

"Nadie parece beneficiarse con el desgaste que el PJ se está infligiendo a sí mismo -evaluaron los encuestadores-. Ninguno de los candidatos se encuentra, en esta medición, en el punto máximo de su propia curva de intenciones de voto. Ni siquiera Carrió, que ahora crece significativamente con respecto al mes último, bate su propio récord de junio, cuando llegaba casi al 20 por ciento. Ricardo López Murphy iguala su marca de septiembre."

"De tal modo, el aparente desgaste justicialista no hace más que contribuir al nivel general de incertidumbre electoral que se alimenta tanto por los desacuerdos políticos al nivel de los dirigentes como por la ausencia de tendencias definidas al nivel de los ciudadanos."

López Murphy, candidato del Movimiento Federal Recrear, subió de 5,3 a 5,7 por ciento, mientras que Patricia Bullrich, de Unión por Todos, cayó de 2 por ciento al 1,7 por ciento.

La encuesta midió también la imagen de una serie de políticos, la mayoría de ellos candidatos o precandidatos presidenciales. La excepción fue el gobernador de Santa Fe, Carlos Reutemann (PJ), que ya aseguró que no competirá para presidente: sigue encabezando la lista de políticos mejor vistos por la sociedad.

Recibió el 37% de las opiniones positivas. Lo siguen Carrió con el 27%, Kirchner con el 25%, Zamora con el 21%, Rodríguez Saá con el 20%, López Murphy con el 17%, Menem con el 15% y De la Sota con el 13 por ciento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.