Carrió: "Hay una impasse con el radicalismo"

Presentó ayer a sus nuevos aliados del GEN
(0)
9 de diciembre de 2009  

Con tono bajo y serio, Elisa Carrió miró al auditorio y dejó en claro que su convivencia con el radicalismo no pasa por su mejor momento. "Estamos en una impasse , hay que asumirlo", afirmó la líder de la Coalición Cívica-ARI ante un centenar de dirigentes bonaerenses que abandonaron GEN, el partido de Margarita Stolbizer, para sumarse al proyecto de Carrió, que cada vez parece más decidida a romper su vínculo con la UCR e ir por la Presidencia en 2011, en soledad o con nuevos aliados.

La razón de la impasse , claro está, tiene nombre y apellido: Julio Cobos y su reciente acuerdo con la UCR para la elección de la nueva conducción, que a partir del sábado último encabeza el senador mendocino Ernesto Sanz. El nombre del vicepresidente sobrevoló la reunión en el instituto Hannah Arendt. Quedó claro que difícilmente Carrió acepte convivir (o ir a internas abiertas) con el vicepresidente en los meses que se avecinan.

"Lo más importante, hoy, son los acuerdos parlamentarios. Mi relación con Sanz es excelente, pero en marzo de 2011 definiremos si vamos solos o no. Ahora soy Lilita de los acuerdos", ironizó Carrió a LA NACION al término del encuentro con los dirigentes bonaerenses, nucleados en torno del diputado nacional y ex GEN Juan Carlos Morán.

"Sanz fue el plan B de Cobos. La UCR debe decidir si va con nosotros o si se inclina por un proyecto pactista como lo fue (Roberto) Lavagna en 2007 y genera un nuevo De la Rúa", afirmó Morán, ante el aplauso de dirigentes de 40 distritos bonaerenses.

Cerca de Carrió interpretaron que Sanz "se apresuró" cuando criticó el "personalismo" de la diputada electa, un día después de la prolongada reunión del Comité Nacional de la UCR que eligió al senador mendocino como nuevo presidente, seguido por dirigentes de buenos vínculos con el vicepresidente, como Pablo Verani, Jesús Rodríguez, Juan Carlos Marino y Carlos Becerra.

Más allá de su "vocación al diálogo" y su llamado a "bajar los decibeles" en la oposición, Carrió aceleró en las últimas semanas su propio proyecto político. Dos días después de apadrinar, anteayer, el lanzamiento de Adrián Pérez como nuevo referente de la CC-ARI en territorio porteño, reiteró que la provincia de Buenos Aires será su territorio principal de batalla. "Scioli (Daniel ) y Stornelli (Carlos) son responsables de no poner freno a la inseguridad", afirmó Carrió, antes de dar por terminada la reunión.

"Un beso grande, me voy a comer", se sonrió. La esperaba, en su casa, un guiso con arroz, como celebración del Día de la Inmaculada Concepción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.