Carrió impulsó a Estenssoro para la pelea porteña

La candidata se presentó con duras críticas al kirchnerismo y a Macri; se alejan de la UCR
Jaime Rosemberg
(0)
22 de diciembre de 2010  

"Dame un beso, te quiero mucho", le susurró Elisa Carrió mientras la abrazaba bien fuerte. Un rato antes la había definido como "una extraordinaria candidata, y por supuesto, más moderada que yo".

María Eugenia Estenssoro, de ella se trata, fue ungida ayer por la Coalición Cívica-ARI como precandidata a jefe de gobierno porteño en las próximas elecciones. Carrió, que anunció días atrás su propia y tercera candidatura presidencial, acentúa de este modo su estrategia de ir con candidatos propios en los principales distritos, lejos de sus ex aliados de la UCR y el socialismo.

"Quiero un gobierno basado en la ética del cuidado, del respeto por el otro. Hay un modelo político en nuestro país y en la ciudad que está agotado", aseveró Estenssoro ante la atenta mirada de Carrió y de unos trescientos dirigentes, que a pesar del calor del mediodía se reunieron para su lanzamiento en el moderno teatro El Cubo, del barrio de Abasto.

Con tono tranquilo, Estenssoro abogó por el "trabajo en equipo" de su partido para remontar una cuesta electoral que no le será nada sencilla, frente a eventuales rivales surgidos de Pro, Proyecto Sur y el kirchnerismo porteño. "Hoy el kirchnerismo y el macrismo han decidido descuidar a la ciudadanía. Vamos por el camino de la sensibilidad, de la escucha, de ir cerca de la gente", dijo la candidata.

La ex periodista, luego legisladora porteña y actual senadora nacional será, entonces, la primera candidata de la CC-ARI a ese cargo, ya que en 2003 Carrió apoyó la candidatura de Aníbal Ibarra y en 2007 la de Jorge Telerman, con la inclusión de Enrique Olivera como compañero de fórmula.

"Estamos ofreciendo los mejores candidatos, y María Eugenia es una gran dirigente y una gran amiga. Dios siempre nos poda, pero después nos da frutos", dijo una Carrió metafórica cuando le tocó cerrar el acto, luego de las palabras de la candidata y de Adrián Pérez, postulante a la vicepresidencia.

La diputada apuntó también a Eduardo Duhalde y a sus ex socios radicales. "Somos los únicos que podemos mostrar a nuestros candidatos, y no esconderlos", afirmó Carrió en referencia al ex presidente. "No vamos a ir por alianzas fáciles. El atajo siempre conduce a lo peor del pasado", dijo, como para desmentir cualquier tipo de acercamiento con el radicalismo a nivel nacional.

Y dio un anticipo del discurso anticorrupción que, por lo visto, será uno de sus clásicos caballitos de batalla y que utilizará para sumar voluntades. "A veces termina el invierno y florece todo. Pero hay conductas éticas que no son soportadas por una clase política corrupta", se despachó.

La escuchaban referentes del espacio, como Alfonso Prat-Gay y Patricia Bullrich, a quien Carrió mencionó como miembros de su "futuro gabinete", junto al diputado Héctor "Toti" Flores. Por el lado de Estenssoro estuvieron para dar su apoyo la senadora Norma Morandini, la periodista Silvina Walger y el rabino Sergio Bergman. Hubo aplausos y optimismo, pero también un baño de realismo por parte de la candidata. "Nos dicen ilusos, pero ésa es nuestra fuerza. No nos resignamos", afirmó Estenssoro a modo de puntapié inicial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.