Tras la remoción del obispo castrense. Casaretto dijo que faltó diálogo y prudencia