Casi 32 millones de argentinos votan hoy con el ballottage como incógnita

En un escenario de diferencias ajustadas, Scioli aspira a ganar en primera vuelta y Macri a demorar la definición hasta noviembre; además, se elige gobernador en Buenos Aires y en otras 10 provincias; Cristina Kirchner y La Cámpora se juegan su futuro
Lucrecia Bullrich
(0)
25 de octubre de 2015  

Fuente: LA NACION

Después de 12 años de kirchnerismo, más de 32 millones de argentinos votarán hoy a su próximo presidente, en una disputa marcada por la incógnita del ballottage y rodeada por otros interrogantes cuyas respuestas comenzarán a moldear el futuro político del país.

Con Daniel Scioli como favorito y Mauricio Macri como principal competidor, la jornada podría terminar con un presidente electo. O no. Dependerá de la distancia entre el candidato del Frente para la Victoria y el de Cambiemos, además de la cosecha de Sergio Massa, postulante de UNA y tercero en discordia.

Será además una contienda clave para Cristina Kirchner, que dejará la presidencia después de ocho años, pero cuyo futuro político es un misterio. Las siguientes son las claves de una elección crucial.

1 El dilema de la segunda vuelta

De los tres escenarios que prevé la Constitución, dos aparecen hoy como posibles: que Scioli gane por más de 40 puntos y le saque más de 10 de diferencia a Macri, en cuyo caso no habrá ballottage, o que ante la falta de alguna de esas condiciones (o ambas) sea necesario ir a una segunda vuelta, prevista para el 22 de noviembre. En el segundo caso el ballottage, introducido en la reforma constitucional de 1994, se utilizaría por primera vez. Scioli enfrenta un panorama más incierto en el caso de una segunda vuelta y por eso sería leído como una virtual derrota. Eso también explica por qué se esforzó tanto para instalar la idea de que puede evitar el ballottage.

2 El capital de Macri y de Massa, en juego

El desenlace de la elección dependerá en parte de la medida en que Macri y Massa mejoren sus performances de las PASO. El 9 de agosto el jefe de gobierno porteño obtuvo el 30,1 y el diputado, junto con José Manuel de la Sota, logró 20,5 puntos. Macri necesita conservar su porcentaje y en lo posible mejorarlo para no arriesgarse a que Scioli le saque más de 10 puntos. Si bien su único objetivo es entrar al ballottage, no es lo mismo hacerlo por 12 o por 7 puntos. Para Massa la clave es, suponiendo que no llega a la segunda vuelta, quedar lo más cerca posible de Macri para disputar el rol opositor.

3 Buenos Aires, la batalla crucial

El reparto de votos en la provincia en la que vota casi uno de cada cuatro electores no sólo definirá la pelea presidencial. Buenos Aires elegirá gobernador en una competencia que replica la rivalidad nacional, pero sin el ballottage como alternativa. El nombre del sucesor de Scioli se define por un voto de diferencia.

El candidato del kirchnerismo, Aníbal Fernández, aparece como favorito ante María Eugenia Vidal, que representa a Cambiemos. En la definición entre ambos pesará el nivel de corte de boleta, que ronda el 3%. ¿Cuántos votantes de Scioli optarán por otro candidato a gobernador? ¿Y cuántos bonaerenses que prefieren a Vidal dejarán a Macri de lado? Más allá de esa precisión, el arrastre traerá las respuestas finales.

4 Santa Cruz y el futuro de los Kirchner

Una parte de la atención política estará hoy puesta en la tierra y cuna política de los Kirchner. La provincia elige gobernador y se espera una definición cerrada. Cristina Kirchner seguirá muy de cerca el desempeño de su cuñada Alicia, pero, sobre todo, el de su hijo Máximo, que aspira a una banca en Diputados.

Por la vigencia de la ley de lemas en la provincia, el FPV sumará los votos de la ministra de Desarrollo Social y del actual gobernador, Daniel Peralta, distanciado de la Casa Rosada. Enfrentarán al radical Eduardo Costa y el massista Osvaldo Pérez, que también acumularán sus votos. Una derrota del kirchnerismo sería letal para el futuro de la Presidenta.

5 Otros nueve gobernadores

Además de Buenos Aires y Santa Cruz, hoy elegirán gobernador otras nueve provincias. El oficialismo podría perder en Jujuy y en Chubut. En la primera, el radical Gerardo Morales encabeza una alianza de casi toda la oposición y enfrenta al actual gobernador, el peronista Eduardo Fellner, que compite con el respaldo de Milagro Sala. En Chubut, el peronista Martín Buzzi disputa su reelección con Mario Das Neves. Será una definición cabeza a cabeza.

También se elegirá gobernador en Entre Ríos, Catamarca, La Pampa San Juan, San Luis, Formosa y Misiones. En las dos últimas provincias rige la ley de lemas.

6 Un Congreso más fragmentado

El nuevo Congreso será un desafío central para el próximo presidente. Hoy se renueva la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. Si se repitieran los resultados de las PASO, la Cámara baja registraría un nivel de fragmentación al que se desacostumbró en los últimos años, ya que ningún bloque tendrá la mayoría. El Frente para la Victoria retendría la primera minoría y necesitaría de aliados para lograr quórum.

En el Senado, en cambio, el oficialismo podría fortalecerse. Ocurre que, como se pone en juego la elección de 2009, el FPV arriesga 9 bancas, incluyendo las de aliados, y los bloques opositores, 15.

7 El futuro de La Cámpora

La principal agrupación "nacida y criada" en el kirchnerismo, y la más cercana a Cristina Kirchner, se juega su futuro y su rol en la nueva etapa

Apuesta buena parte del capital político acumulado en los últimos cinco años en la disputa por las bancas en el Congreso, que será su principal bastión de resistencia. La supervivencia de La Cámpora en distintas e influyentes áreas del Estado y su grado de influencia en el próximo gobierno dependerán, claro está, de quién sea el presidente. Los pasos de Scioli en la previa, sobre todo el armado de un gabinete sin camporistas, permiten avizorar que una eventual convivencia con el bonaerense sería, por lo menos, compleja.

8 Intendencias en la mira

El conurbano y el interior bonaerense prometen batallas calientes. Varios distritos, algunos de peso, podrían cambiar de manos. El PJ, tanto en versión kirchnerista como ma-ssista, podría perder municipios clave como Hurlingham, Malvinas Argentinas y San Miguel, en el norte del conurbano, y en ciudades como La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca. Como el futuro de las intendencias se definirá hoy, si hubiera ballottage, sus protagonistas no contarían con el crucial apoyo y poder territorial de los intendentes.

9 La lupa en la fiscalización y la transparencia

Como nunca antes desde 1983, los partidos y el electorado en general estarán atentos al desarrollo de la jornada y a la transparencia del recuento de los votos. Medidas impulsadas por la justicia electoral se combinan en un escenario que tendrá al control como protagonista.

10 El balance de Cristina, fiel reflejo de su futuro

Otro dato fundamental de la elección será el impacto de los resultados en el futuro de la Presidenta. El balance dependerá de cómo le vaya a Scioli, de si su sucesión se define o no en un ballottage y de cómo le vaya al FPV en Santa Cruz. También, de la elección de Aníbal Fernández en la provincia. ¿Cuán fortalecida saldría Cristina Kirchner de un triunfo contundente de Scioli? ¿Y de uno muy ajustado? ¿Cómo afrontaría perder en su "lugar en el mundo"? Sólo algunos de los interrogantes que hoy esperan respuesta.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.