Casi el 60% aprueba la gestión del Presidente

El 64,9% dice que la situación mejorará
(0)
23 de mayo de 2003  

A 48 horas de dejar su lugar a Néstor Kirchner, el presidente Eduardo Duhalde tiene una razón de peso para estar conforme a la hora del balance: el 59,5 por ciento de la gente evaluó de manera positiva su gestión.

La opinión favorable sobre la administración que acabará pasado mañana encuentra su correlato en las expectativas positivas respecto de la evolución del país con el gobierno de Kirchner, compartidas por el 64,9 por ciento de los consultados.

Los datos surgen de una encuesta de la consultora Julio Aurelio-Aresco, que indica que sólo el 33,7% de los consultados hizo un balance negativo de los 17 meses del gobierno duhaldista, mientras que el 6,7% contestó que "no sabe".

En cuanto a la evolución del país durante la gestión del mandatario electo, el 19,7% de los encuestados consideró que "va a empeorar" o "va a seguir igual de mal".

El estudio se elaboró sobre la base de 1866 consultas telefónicas en todo el país, entre el 16 y el 18 del actual, y cuenta con un margen de error del 2,3%.

Puede decirse que la buena imagen obtenida por el gobierno de Duhalde fue un logro de último momento. Hasta hace una semana, la opinión favorable era menor que la desfavorable, que alcanzó su punto más alto (cercano al 75%) durante los asesinatos de dos jóvenes piqueteros en la estación Avellaneda, en junio de 2002.

El balance negativo sólo se revirtió después de la renuncia de Carlos Menem a participar en el ballottage, el 14 del mes actual.

Mejor aún que la consideración del gobierno de Duhalde es la evaluación de la gestión del ministro de Economía, Roberto Lavagna: el 69,6% de los consultados manifestó una opinión favorable. Sólo el 24,4% de la gente consideró que el trabajo de quien seguirá a cargo de la cartera económica era negativo.

Presidente fuerte

De todos modos, la cuestión económica será la tarea primordial para el 34,7% de los encuestados, y se ubica en segundo lugar, detrás de los problemas sociales, considerados la prioridad para el 35,1% de la gente.

Para hacer frente a esas cuestiones, el 48,6% de los consultados sostuvo que el de Kirchner será un gobierno fuerte, en tanto que sólo el 23,4% pronosticó que será débil y un 28% dijo que "no sabe".

El estudio arrojó también que Menem y Duhalde son las principales debilidades políticas del gobierno de Kirchner. El 30,7% señaló al enfrentamiento con el ex presidente como la mayor fuente de debilidad del mandatario electo, mientras que el 16,5% puso el foco sobre "la relación dependiente con Duhalde".

En cuanto a la orientación de las políticas de quien asumirá la presidencia pasado mañana, el 47% opinó que gobernará para la clase media, un 15,5% dijo que lo hará para los pobres y un 13,9%, para los ricos. El 23,6% no supo contestar.

Pese al encendido discurso en que Kirchner prometió que no será "presa de las corporaciones", sólo el 17,2% pronosticó que gobernará más a la izquierda que Duhalde; el 21,6% consideró que lo hará más a la derecha que el mandatario saliente, mientras que el 37% sostuvo que gobernará en el mismo sentido.

Sobre la participación del vicepresidente electo, Daniel Scioli, en el futuro gobierno, el 49,2% dijo que será positiva, en tanto que el 27,1% opinó que resultará intrascendente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.