Caso Báez: el circuito de ida y vuelta