Caso Boudou: ofrecen a los Ciccone devolverles las acciones de la firma

Emisarios de The Old Fund los tentaron con cobrar la expropiación si asumen la responsabilidad penal y denuncian una campaña mediática de desprestigio
Hugo Alconada Mon
(0)
20 de octubre de 2012  

Es un secreto a voces dentro del clan Ciccone . El grupo que lideran Alejandro Vandenbroele y el socio del vicepresidente Amado Boudou, José María Núñez Carmona, ofreció devolverles a los dueños originales de la imprenta todo el paquete accionario de la compañía, que sumó otra firma fantasma, indicaron dos miembros de la familia y un consultor que los asesora a LA NACION.

La oferta de los "usurpadores" como los define una parte de la familia se reduce a una premisa: podrán quedarse con el dinero que pueda surgir del juicio de expropiación de la compañía si asumen los riesgos de la investigación penal por lavado y las eventuales irregularidades en el concurso y quiebra de la empresa. Más aún, también deben denunciar una campaña de prensa mediática contra los Ciccone, contra Vandenbroele y hasta contra el Gobierno.

La oferta no recibió una respuesta formal de la familia, que se encuentra dividida entre quienes no descartan aceptar el convite y quienes desean rechazarla, dadas todas las promesas incumplidas de los "usurpadores".

"Ellos vinieron con una propuesta de devolución en el aire y se les respondió que presentaran algo más concreto", indicó un familiar. "Tres días después mostraron algo poco creíble, que para algunos era directamente impresentable."

Hasta que llegó la intervención de la compañía por el Gobierno, la familia había quedado desplazada del control por un cuñado de Nicolás Ciccone, Guillermo Reinwick, que actuó como interlocutor de Vandenbroele y Núñez Carmona. Incluso se jactó, repetidas veces, de sus supuestas reuniones con el entonces ministro de Economía, Amado Boudou , en Puerto Madero.

Reinwick y Núñez Carmona también se reunieron con por lo menos una de las mujeres Ciccone en un country de la zona de Pacheco, Tigre, según reveló Perfil en agosto. Pero continúan las filtraciones: aludieron a Boudou. Repetidas veces.

El presente de Reinwick, sin embargo, acrecienta los recelos del resto de la familia sobre la última oferta. ¿Por qué? Porque el yerno de Nicolás Ciccone ahora se lamenta ante quien quiera escucharlo que sus interlocutores del poder dejaron de atenderle los teléfonos y que jamás cobró el dinero prometido.

A eso se suma que Núñez Carmona y Vandenbroele fueron los negociadores para el desembarco, pero ahora desaparecieron. "Hay nuevos personajes", indicó un segundo miembro de la familia, que los definió como "abogados que hasta ahora tenían un rol menor". Uno de esos letrados sería Oscar Bareiro, que se presentó en el expediente del concurso a la par del supuesto testaferro de Boudou en la imprenta.

Fallecido el otro fundador de la compañía, Héctor Ciccone, los emisarios buscaron negociar con su hermano Nicolás, que también se reunió varias veces en 2010 con Vandenbroele, Núñez Carmona y, según Clarín, con Boudou, antes y durante el desembarco.

Las divisiones familiares, sin embargo, también quedaron expuestas ante la última oferta, que también exigiría una fórmula para proteger a Reinwick. Una de las hijas del fallecido Héctor, Silvia, se habría sumado a las deliberaciones.

"Hay algunos miembros de la familia que consideran que hay que revisar mejor la propuesta y otros que dicen que si la aceptan son unos estúpidos. ¿Estos tipos que incumplieron todo lo que prometieron van a cumplir justo ahora, con este escándalo?", resumió un allegado.

Los papeles y la ruta del dinero muestran la irrupción de sociedades y financistas sobre los que los Ciccone deberían asumir todas las responsabilidades civiles, comerciales y penales, incluso por presunto lavado de activos.

Según los registros societarios, la compañía se encuentra controlada por miembros de la familia Ciccone (30%) y el fondo The Old Fund (70%), cuyo rostro visible es Reinwick. Detrás de The Old Fund, a su vez, figuró primero un prófugo de la justicia de Estados Unidos y el fondo holandés Tierras International Investments, pero luego ingresó la sociedad uruguaya Dusbel.

Disuelto el fondo holandés y ya sin el prófugo de por medio, el control de The Old Fund se reparte ahora por mitades entre Dusbel y European Advisory Panel LLC, constituida en Delaware, según verificó LA NACION, el estado que menos información ofrece en Estados Unidos sobre las firmas que registra.

De aceptar la oferta, los Ciccone también deberán tomar como propio el dinero que aportaron el banquero Raúl Moneta y dos firmas que operan con el Banco Macro de Jorge Brito: la sociedad bursátil Facimex y la Cooperativa de Crédito Marítima del Sur, con más de $ 30 millones.

La familia Ciccone tendría incluso que explicar por qué un sobrino de 23 años del socio de Boudou, Andrés Gerardo Gens, depositó $ 101.000 en efectivo en una cuenta de The Old Fund. O por qué ésta solventó los viajes de un hermano, una cuñada y el socio de Boudou en la agencia de viajes de la entonces pareja de Boudou.

El plan para borrar todo

Tres personas del círculo Ciccone detallaron la oferta

  • A favor: las acciones

    A través de nuevos emisarios, los Ciccone recibieron una oferta para recuperar las acciones de su empresa que habían pasado a The Old Fund, que esconde ahora otra firma fantasma: European Advisory Panel LLC
  • En contra: los riesgos

    A cambio, los Ciccone deberán asumir toda la responsabilidad penal –por presunto lavado de activos, entre otros delitos– y en el concurso comercial
  • Las exigencias

    La oferta también exige que los Ciccone denuncien que existió una supuesta campaña mediática de desprestigio contra ellos mismos, contra Vandenbroele e, incluso, contra el Gobierno
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.