Castells inaugura hoy su polémico comedor

A las 18, encabezará un acto en el local de Puerto Madero
(0)
9 de marzo de 2006  

La fisonomía de Puerto Madero promete cambiar para siempre a partir de hoy: Raúl Castells inaugurará su comedor comunitario en el barrio más exclusivo de Buenos Aires con un acto al que asistirán piqueteros e invitados especiales.

A partir de las 18, los porteños que paseen por la zona de algunos de los restaurantes más caros del país se toparán, en Alicia Moreau de Justo al 900, con un camión con equipo de audio, seis baños químicos sobre la vereda y, seguramente, cientos de desocupados con chalecos amarillos, la clásica insignia del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD).

Para el día de la inauguración del famoso comedor, Castells invitó al escritor Osvaldo Bayer, autor de "La Patagonia rebelde" (que ya habría confirmado su presencia), a empresarios de la zona y a representantes porteños de la Iglesia Católica, a quienes piensa convidar con mate cocido y tortas fritas.

La instalación del local del MIJD fue posible por una gestión del empresario Miguel Doñate, que cedió a Castells un predio ubicado entre los docks 6 y 7. Doñate posee varias propiedades y mantiene una disputa con la Corporación Puerto Madero.

El comedor, que despierta el resquemor de los vecinos de la recoleta zona y la curiosidad de los turistas, funcionará las 24 horas del día los siete días de la semana y se calcula que recibirá a unas 300 personas por día, a las que brindará almuerzo, merienda y cena.

Se atenderá especialmente a chicos, ancianos y mujeres embarazadas en distintos turnos.

Ayer, el propio Castells se encargó de supervisar los últimos detalles para que hoy todo salga perfecto. Piensa utilizar la atención de la prensa para pronunciar un discurso con duras críticas al gobierno de Néstor Kirchner.

El jefe piquetero ya adelantó su intención de competir por la presidencia de la Nación en 2007, secundado por su mujer, Nina Pelozo.

El de hoy se parecerá mucho a un acto político. Hasta se regalarán juguetes para los chicos.

Castells teme especialmente que se produzca algún disturbio, por lo que reforzará la seguridad interna. "El Gobierno puede mandar a gente de los servicios para desacreditarnos; vamos a estar preparados", confió a LA NACION.

Donaciones

Desde el lunes pasado, el comedor del MIJD recibió donaciones de comida de empresarios y particulares. El propio Doñate regaló varios kilos de fideos, arroz, aceite, yerba, harina y bizcochitos.

Las mesas para los necesitados estarán dispuestas al aire libre. Los propios piqueteros repartirán cartillas en castellano y en inglés donde se expondrá la situación social del país a los transeúntes.

Castells asegura que sólo ha recibido gestos de solidaridad. "Sólo nos combaten los que adoran a Hitler", dijo, lacónico.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.