Con mate cocido y tortas fritas. Castells inaugura hoy su polémico comedor