Castells: la dictadura era más honesta