Castells llamó a la desobediencia civil para no pagar impuestos

Daniel Gallo
Daniel Gallo LA NACION
Pidió comprar en negro, así "el Gobierno no tendrá dinero para darles a los bancos" En su congreso marplatense, el dirigente fue proclamado candidato presidencial para 2007 Lanzó un plan de lucha sin cortes de rutas, pero con marchas callejeras
(0)
29 de febrero de 2004  

MAR DEL PLATA.- El hombre camina con las manos tras la espalda, escucha a la persona que al azar eligió para darle la palabra; tiene un movimiento casi ritual al frotarse la tupida barba; domina el micrófono y construye el discurso desde una frase que hace sonar casual: "Qué les parece si..." Raúl Castells está en Mar del Plata, frente a su propio congreso. No lanza cortes de rutas; va un paso más allá y llama directamente a la desobediencia civil en cuestiones fiscales.

Sabe que desatará una polémica. De todas maneras, pide que no se paguen los impuestos y que se compre en negro, sin boletas, para que el Gobierno no tenga dinero para enviarles a los bancos.

Tras el "qué les parece si..." se suceden propuestas para profundizar su oposición al Gobierno, para movilizarse por planes sociales (primero, el miércoles próximo, a la gobernación bonaerense) y para transformar al Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) en un partido con objetivos electorales. Acepta la decisión de la asamblea de proponerlo como candidato presidencial.

Las carpas se arman incluso dentro del Centro Municipal de Exposiciones. Unos 3000 integrantes del MIJD avalan cada dicho de ese hombre que se mueve entre las filas de sillas con un claro dominio de la situación.

Castells no fue al famoso casino de esta ciudad, pero hizo aquí apuestas políticas fuertes.

En la entrada de la ciudad, a casi ocho kilómetros de la playa más cercana, los piqueteros de la pechera amarilla eligen nuevas rutas para sus acciones de protesta. Presentadas las principales ideas que se debatieron, será necesario darles un ordenamiento temporal a los sucesos que ocurrieron ayer, desde bien temprano, cuando solamente pocos marplatenses madrugadores se dieron cuenta de que a las 7.08 había llegado el tren de Castells.

Tras un viaje en tren de seis horas sin mayores peripecias, en el cual el líder del MIJD se dedicó principalmente a descansar, las dos formaciones contratadas a Ferrobaires llegaron con apenas media hora de diferencia. Castells bajó del segundo tren y recibió la bienvenida por parte de personal de esa empresa que le confirmó los horarios de regreso para hoy.

"No somos Atila"

Explicó nuevamente que se habían pagado 12 pesos por persona para el viaje de ida y vuelta; y en el primer contacto con los medios locales buscó disipar temores: "No somos Atila y los hunos que venimos a saquear comercios y quemar casas. Que se quede tranquila la gente porque no habrá ningún problema".

Más informalmente, Castells le comunicaba a un comisario que sus adherentes no marcharían por la ciudad y que en caso de que algunos fuesen a la playa, lo harían en grupos muy reducidos, "como simples turistas".

Por la mañana el operativo policial fue importante, pero sin imponer presión. Después, menos visible, el propio jefe de la departamental Mar del Plata, comisario Carlos Ayielon, estuvo, de civil, durante media hora en la asamblea piquetera.

La columna de cerca de 2000 delegados y familiares -muchos chicos se encuentran en este grupo- inició la caminata de cinco kilómetros hasta el predio habilitado por la intendencia local para este congreso, donde los esperaban quienes viajaron en ómnibus. Como la travesía fue de la estación de trenes hacia las afueras de la ciudad, la columna apenas hizo sentir su presencia.

Una de las notas curiosas fue la presencia en el congreso piquetero del actor y líder de los ahorristas Nito Artaza. "Estoy acá para felicitarlos por esto y los acompaño en esta lucha porque también estoy en la calle", dijo.

Pasadas las 9, la retórica de Castells abría el debate sobre el postura del MIJD ante el Gobierno. "¿A ustedes les parece que Kirchner está haciendo las cosas bien?", dijo, y dio paso: "Dígame, compañera, ¿qué opina?" Ante las posiciones negativas que escuchaba, planteó la opción: "Y si le damos tiempo al Gobierno, puede ser que mejore. ¿Qué creen? [...] Miren que si lo enfrentamos podemos pasarla mal. ¿No quieren mejor ser como [Luis] D´Elía y [Juan Carlos] Alderete, porque ellos consiguen cosas?"

Las negativas se mantenían. "Y qué les parece si nos definimos como claros opositores al Gobierno." Voto unánime a mano alzada y primera decisión de la asamblea, que proclamó pedir por "otro 19 y 20 de diciembre".

Puso a consideración la propuesta de armar un frente electoral. Aceptado. Su pensamiento apunta a los municipios. Su gente pidió que él fuera el candidato a presidente dentro de cuatro años. Aceptó. "Vamos a ver ahora cómo hacen para meter preso a un candidato a presidente. Ahora te quiero ver, Kirchner", desafió.

Debates más internos se sucederán hoy hasta el mediodía, pero Castells ya se había asegurado que su undécimo congreso no pasaría inadvertido. Y anoche lo festejaba con su gente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.