Castells sigue su huelga de hambre

(0)
13 de diciembre de 2009  

"No va a levantar la huelga así nomás. Se va a dejar morir", dijo Nina Peloso con voz preocupada, al otro lado del teléfono.

Su ex pareja Raúl Castells cumplió ayer su décimo día de huelga de hambre en la Plaza de Mayo. El pedido de planes sociales para sectores postergados del Chaco al gobernador kirchnerista Jorge Capitanich no ha encontrado hasta ahora eco alguno, por más que el piquetero y líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) tomó el viernes último el Cabildo, un banco de origen español y una aseguradora.

Por eso, Peloso teme que la quebrantada salud de Castells se agrave con el correr de los días. "Nadie se acercó a darnos soluciones y a él el organismo ya no le da para estas cosas", se quejó la dirigente piquetera.

Peloso culpa al gobernador Capitanich por la falta de atención a sus reclamos para los sectores postergados de Chaco. Una protesta que fue apoyada, en pleno centro de Resistencia, por la esposa de Capitanich y hoy diputada nacional, Sandra Mendoza. "El problema no es sólo Chaco, en Buenos Aires la gente está pensando en saqueos y nosotros los paramos", asegura Peloso.

Mientras tanto, en la Plaza de Mayo, un reducido grupo de militantes acompaña a Castells en su huelga de hambre. Debió ingerir líquidos por su estado de salud, pero continúa firme con su huelga. Se presta, solícito, a sacarse fotos con turistas que llegan a conocer la Pirámide de Mayo.

En 2006, cuando estaba preso por la toma de un casino en Chaco, Castells hizo huelga durante 61 días. La historia podría volver a repetirse.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.