Apostillas. Castro, el enigmático