Cautela entre economistas y empresarios

Creen que la tercera moneda anunciada por el Gobierno debe ser una medida transitoria y limitada
(0)
24 de diciembre de 2001  

Economistas y empresarios opinaron con cautela sobre las medidas anunciadas: para Martín Redrado economista de la Fundación Capital, la Argentina no entró en default, ya que "técnicamente no renuncia a cumplir con sus compromisos sino que quiere parar la pelota, generar un plan económico y a partir de ese plan generar las condiciones de pago".

Para Eduardo Curia, economista justicialista y titular del Centro de Análisis Social y Económico (CASE), "el no pago de la deuda se caía de maduro, pero el nuevo presidente tenía que lanzar en simultáneo la libre flotación cambiaria". Curia destacó: "Tenemos una convertibilidad cada vez mas Ôtrucha´, con corralito, default y tercera moneda. Esto es un esperpento".

Manuel Solanet, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), dijo que el nuevo gobierno cayó en el error de "exponer como una virtud el no pago de la deuda y eso es un anuncio demagógico". Agregó que "la cesación de pagos es una consecuencia, pero por el tono del discurso, la declaración de default se puede interpretar como una decisión política deliberada. El nuevo presidente dijo que el dinero de la deuda se iba a destinar a planes sociales, lo que podría ser interpretado por los acreedores como que el dinero estaba". También opinó que "sostener la convertibilidad pero anunciar la tercera moneda es una manera de salir de ella. Esto puede ser una medicina muy transitoria y tomada en dosis muy medidas, porque es muy riesgosa".

Jorge Avila, del Centro Estudios Macroeconómicos de la Argentina (CEMA), dijo que el problema básico del Gobierno es cómo descongelar los depósitos. "Hace falta una ingeniería financiera muy sofisticada y una gran capacidad política. Ningún sistema bancario que ha sufrido el corralito puede soportar su levantamiento. Todas las salidas son más o menos confiscatorias."

Para José Ignacio de Mendiguren, titular de la Unión Industrial Argentina, "la tercera moneda puede ser una buena herramienta transitoria para crear un medio de pago si se hace con un tope de monto y un plazo". Por su parte, Carlos Leone, presidente del Centro de Industriales Siderúrgicos, pidió continuidad. "Espero que el nuevo presidente gestione, que es algo que no se hace desde hace tiempo. Yo hubiera preferido que se cumpliera el mandato hasta 2003. Con una elección en tres meses podría perderse continuidad."

Enrique Crotto, presidente de la Sociedad Rural, dijo que "si no anunciaban el default iba a ocurrir de todos modos. Los países que nos exigen el pago de la deuda deberían abrir sus mercados, como lo hacemos nosotros. Con la emisión de bonos no hay que excederse".

Puntos de vista

Redrado

  • "Técnicamente no es un default, es una moratoria porque la Argentina no renuncia a cumplir con sus compromisos sino que quiere parar la pelota."
  • Solanet

  • "El default es una consecuencia, pero el Gobierno cayó en el error de anunciarlo como una virtud, y eso es un anuncio demagógico."
  • De Mendiguren

  • "La tercera moneda puede ser una buena herramienta transitoria para crear un medio de pago si se hace con un tope de monto y un plazo. "
  • Crotto

  • "El default iba a ocurrir de todos modos. Con la emisión de bonos no hay que excederse; de todas maneras prefiero una tercera moneda a una devaluación."
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.