Cavalieri, preocupado por Rueda