Cerca de los prófugos afirman que se vieron obligados a huir porque los iban a matar

Le dijeron a sus allegados que iba a ocurrir el 15 de enero; sostienen que en Berazategui vieron a un policía que los seguía para asesinarlos; por eso huyeron
Hernán Cappiello
(0)
14 de enero de 2016  

Había un contrato para asesinar en prisión a Martín y Cristian Lanatta y a Víctor Schillaci y tenía una fecha límite para su ejecución: el 15 de enero. Los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez supieron en prisión que su vida no valía nada y arreglaron la fuga. La pagaron o alguien lo hizo por ellos como una forma de salvar sus vidas. Al menos eso creían.

Sin embargo, una vez en libertad, debieron cambiar de planes, porque identificaron en la calle a un policía bonaerense que pretendía matarlos. Por eso comenzaron a improvisar una fuga fuera de libreto, que los llevó a terminar enterrados entre arrozales en el este santafecino, sin logística, dinero ni fuerzas para seguir escapando, según confiaron Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci a sus allegados, cuando se sintieron a salvo en sus celdas individuales del penal de Ezeiza.

Los prófugos recapturados acusaron de intentar matarlos a policías de la bonaerense ligados con políticos del conurbano. Hoy la principal preocupación en el penal de Ezeiza es mantenerlos con vida, pues la fecha del ultimátum recién se cumplirá mañana.

La abogada de los recapturados Elizabeth Gasaro reveló parte de las razones de la fuga. Dijo que si bien el escape respondió a "un cúmulo de cuestiones", pesaron principalmente las "amenazas" recibidas. "Va a ser muy fuerte el testimonio" sobre quién emitía esas amenazas, dijo la letrada, sin dar precisiones, respecto de los mensajes que los penitenciarios hacían llegar a los presos en la cárcel de General Alvear.

"Un cúmulo de cuestiones fue lo que les dio razones para salir del penal. En principio, tienen que ver con la seguridad. Pero nos gustaría que sean ellos los que aclaren esa cuestión", dijo Gasaro.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo en los medios que la evasión se debió a que estaban amenazados de muerte.

Lanatta había denunciado ante la jueza María Servini de Cubría al entonces jefe de Gabinete Aníbal Fernández como quien estaba detrás del triple crimen. Dijo que el ex ministro kirchnerista instigó el homicidio. Lo que la abogada calló lo contaron los evadidos a sus allegados. Dijeron que a fines del año pasado recibieron un ultimátum: iban a matarlos, a más tardar, el 15 de enero. Para evitarlo huyeron del penal comprando la fuga y con ayuda externa.

La fuga

El 27 de diciembre, a las 3 de la mañana, tomaron como rehén a tres guardias en el penal de General Alvear y robaron un auto de un empleado del Servicio Penitenciario. El plan contemplaba apoyo logístico en el exterior, teléfonos, dinero, armas y movilidad para poder refugiarse un tiempo. Su primera escala en la fuga fue la quinta de Florencio Varela del pizzero millonario Marcelo Melnyk, donde había una fiesta cuando cayeron los evadidos.

El Gobierno dijo que no pudo saber esa noche dónde estaban los evadidos por impedimentos burocráticos: llevó 12 horas interceptar el celular que usaban los evadidos y triangular con las torres de telefonía celular para precisar su ubicación. También fueron parte de su derrotero planificado las dos visitas a la ex suegra de Martín Lanatta, Ana Laura Mollier, para obtener una camioneta y dinero.

Pero todo cambió en las primeras horas de la fuga, cuando los evadidos estaban en la calle: dijeron que vieron a un policía bonaerense al que ellos conocían y que identificaron como el sicario que los buscaba para asesinarlos. Supuestamente, ese efectivo fue advertido por la zona de Berazategui.

Según revelaron los propios condenados, ese policía es el verdadero autor del triple crimen de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, en 2008.

Al advertir esa presencia, según su relato, decidieron cambiar el plan de escape. Y empezaron a sospechar de quienes los habían ayudado para salir de la cárcel y pagar la evasión. Se creyeron traicionados y cambiaron de estrategia.

En lugar de seguir los pasos planificados, decidieron improvisar para despistar no sólo a las autoridades, sino a los agentes bonaerenses que los buscaban para matarlos, dijeron a LA NACION fuentes allegadas a los recapturados que escucharon esta historia de boca de ellos.

Tanto es así que la fuga se desmadró, al tiempo que las autoridades se enteraban de lo implicada que estaba la policía bonaerense en el plan criminal para matar a los evadidos.

El trío buscó refugio por otros canales en Santa Fe. Estuvieron ocultos en San Carlos casi una semana, cuando la Gendarmería descubrió que ocupaban una casa abandonada. Se produjeron dos tiroteos y volvieron a escapar, hasta que Martín Lanatta volcó con la camioneta ploteada como si fuera de la Gendarmería y cayó. Su hermano y Schillaci acabaron detenidos dos días después en una arrocera cercana.

En la cárcel, el trío sigue temiendo por su vida, porque el ultimátum que les dieron recién se cumple mañana, después de la medianoche.

Una traición que cambió el plan de fuga

Amenaza

Los hermanos Lanatta y Schillaci recibieron el ultimátum en prisión: a más tardar, el 15 de enero los iban a matar

La fuga

El 27 de diciembre a las 3 se fueron de la cárcel. Habrían comprado la fuga y siguieron el plan que les tenían preparado

Refugio

Visitaron a su amigo Marcelo Melnik, en Florencio Varela, y a la ex suegra de Martín Lanatta

El sicario

En su recorrida por el sur del conurbano vieron a un policía bonaerense al que identificaron como el sicario que pretendía matarlos. Cambiaron de planes

Traición

Creyéndose traicionados, abandonaron el plan original de evasión e improvisaron la huida que terminó en Cayastá

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.