CGT-MTA, crónica de una ruptura anunciada