China plantea al Mercosur un acuerdo de libre comercio

El premier presentó la idea ante Cristina Kirchner, Dilma y Mujica
Martín Dinatale
(0)
26 de junio de 2012  

Fue una gran puesta en escena, con una teleconferencia en vivo y un inédito intercambio de palabras. En ese contexto, el primer ministro de China, Wen Jiabao, que estaba sentado al lado de Cristina Kirchner en la Casa Rosada, manifestó la intención de su país de avanzar en un acuerdo de libre comercio con el Mercosur.

"Debemos hacer estudios de factibilidad sobre el establecimiento de una zona de libre comercio entre China y el Mercosur", dijo Wen. Lo escuchaban los presidentes Dilma Rousseff, en Brasilia, y José Mujica, en Montevideo. La presidenta argentina miraba extasiada al primer ministro chino, con quien acababa de sellar acuerdos en materia energética y comercial.

China propuso suscribir una declaración conjunta sobre el fortalecimiento de las relaciones con el bloque; el tema será analizado por los presidentes del Mercosur en la cumbre que se hará este viernes en Mendoza. El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, no fue convocado ni a esa cumbre ni a la teleconferencia de ayer porque la Argentina, Brasil y Uruguay, sus socios en el Mercosur, consideran "ilegítimo" al gobierno que destituyó a Fernando Lugo.

Wen mencionó a la vez la posibilidad de establecer un compromiso mutuo para "reforzar la comunicación y confianza estratégicas" y "profundizar la cooperación" en todos los campos, incluido el comercial, con vistas a duplicar para 2016 el volumen de intercambio.

La idea del primer ministro chino fue recibida con mucho optimismo por los tres presidentes que lo escuchaban.

Mujica dijo que el acercamiento que ofrece China es "un desafío", ya que esta "alianza", de concretarse, debe forjar una "relación equitativa y compensatoria".

No obstante, el presidente de Uruguay fue el más realista a la hora de evaluar la propuesta de China. "Este desafío nos pone una especie de norte porque todos sabemos lo que significa China y no hay que disimularlo: es el gran comprador y el gran vendedor de nuestra época", destacó Mujica desde Montevideo.

Cuando le tocó hablar a Rousseff hubo muchas expectativas, ya que se trata del socio más grande del Mercosur y un gran competidor de China. "En un mundo en crisis es importante que sumemos esfuerzos y será clave realizar una asociación estratégica", dijo. Cristina Kirchner y el primer ministro chino parecieron suspirar aliviados ante las palabras de Rousseff, que entendió que un acuerdo de libre comercio "es una estrategia para evitar que la crisis contamine a nuestros mercados y se extienda a nosotros".

Cristina Kirchner cerró la teleconferencia con un tono mucho más optimista aún que sus pares de la región: "Un acuerdo entre el Mercosur y China les dará valor agregado a nuestras economías", sostuvo, y de inmediato pidió un aplauso que se repiqueteó en Uruguay y Brasil. Luego calificó la propuesta de China como una "oportunidad histórica" para el Mercosur y se mostró confiada en llegar a acuerdos "que combinen los intereses de ambas partes".

La presidenta argentina resaltó también los acuerdos firmados con Pekín.

Dificultades

El optimismo que mostraron los jefes de Estado del Mercosur ante la propuesta de China no fue el mismo que en diálogo con LA NACION deslizaron varios economistas y diplomáticos que conocen de cerca al gigante asiático (ver aparte). Se sabe que un acuerdo de libre comercio no es una herramienta fácil de concretarse y mucho menos cuando intervienen varios países de un bloque regional como en el caso de la Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay.

Una muestra de esta dificultad es el hecho de que el Mercosur lleva más de 10 años negociando un acuerdo con la Unión Europea y aún no pudo cerrar ese entendimiento por diferencias de criterio a la hora de establecer convenios comerciales entre los diferentes rubros de las economías que están en juego.

Además, la postura que iban a llevar los miembros del Mercosur a la cumbre de Mendoza del viernes próximo era precisamente la contraria a este tipo de iniciativas: se iba a plantear allí una estrategia más proteccionista y evaluar la posibilidad de elevar las barreras arancelarias del bloque regional al 35 por ciento, que es lo máximo exigido por la Organización Mundial de Comercio.

Sin embargo, la propuesta de Pekín resultó tentadora para los presidentes que ayer la oyeron de boca de Wen, ya que China hoy es uno de los principales socios comerciales del Mercosur, al que compra principalmente granos y alimentos a cambio de productos con alto valor agregado. En 2011 China exportó al Mercosur 48.451 millones de dólares, un 34,5 por ciento más que en 2010, mientras que importó desde el bloque sudamericano por 51.033 millones de dólares. Esta balanza comercial positiva para el Mercosur se debe a la incidencia del volumen de comercio de China con Brasil. El resto de los socios no corre con la misma suerte. Por ejemplo, la Argentina tiene un déficit comercial con el gigante asiático.

En América latina sólo Chile y Perú tienen un acuerdo de libre comercio con China. Colombia está muy cerca de cerrar un entendimiento similar.

La propuesta que Wen lanzó ayer en teleconferencia desde Buenos Aires no fue antojadiza ni sorpresiva. El primer ministro chino acababa de llegar de tres días de gira por Brasil y Uruguay. Este tema ya lo había conversado con los presidentes Rousseff, Mujica y Cristina Kirchner pero se mantenía en estricta en reserva.

Dudas de los analistas

Los analistas económicos y los diplomáticos que evaluaron ayer la posibilidad de un acuerdo de libre comercio entre China y el Mercosur se mostraron reacios a que ese plan de Pekín llegue a buen puerto.

"Dadas las circunstancias internacionales, la Argentina manifestó su preocupación por el posible ingreso de productos chinos que antes se dirigieron a otros mercados que hoy están en crisis, por lo que no estarían dadas las condiciones para llevar adelante un tratado de libre comercio entre el Mercosur y China", dijo a LA NACION Marcelo Elizondo, que dirige la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales.

En tanto, Raúl Ochoa, economista de la Fundación Standard Bank, consideró "lejana" la posibilidad de un acuerdo con China "porque -entendió- entre ambos bloques comerciales hay diferencias de competitividad muy grandes y complejas de resolver".

Por su parte, dos diplomáticos de la Cancillería que conocen muy bien el mercado chino también se mostraron un tanto pesimistas con respecto a un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y China. "Es probable que este tipo de anuncios sólo provoquen reacciones en la Unión Europea o en los Estados Unidos, pero nada más. Hay que recordar que la Argentina sigue tratando a China como una economía de transición", explicó una calificada fuente de Cancillería.

Relación bilateral

  • Petróleo

    El Gobierno expresó que hay "mucho interés" de China por el petróleo argentino. Pero ayer no se definieron acuerdos con YPF y se mostró un fuerte hermetismo al respecto. Las gigantes petroleras chinas como Cnoop y Sinopec mostraron interés por YPF, pero al parecer no hay acuerdos de precios.
  • Ferrocarriles

    Se acordó un préstamo de China por 11.400 millones de dólares que incluirá el desarrollo de 1400 kilómetros de vías para el Belgrano Cargas, así como 50 locomotoras y 2550 coches. Este crédito será a 15 años y habrá otros cinco años de gracia con una tasa de interés del 7,2 por ciento.
  • Agricultura

    Se entablaron negociaciones para instalar en China una planta de elaboración de vacunas antiaftosa de cepa asiática. También se estableció el intercambio de información técnica y estadísticas en materia de semillas. Se acordó propiciar el intercambio de información referida a la industria semillera de cada país.
  • Comercio

    En 2011 la Argentina tuvo un déficit de US$ 4335 millones con China, ya que importó desde el país asiático US$ 10.570 millones. En el primer trimestre del corriente año, hubo un déficit de unos 1612 millones para la Argentina. Este es uno de los puntos que el Gobierno quiere revertir.
  • ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.