Ciccone: denuncian ante la OA a un colaborador de Boudou

Elisa Carrió acusó al funcionario por supuesto conflicto de intereses e incompatibilidades
Elisa Carrió acusó al funcionario por supuesto conflicto de intereses e incompatibilidades
Hugo Alconada Mon
(0)
27 de marzo de 2012  

La diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió denunció ayer ante la Oficina Anticorrupción (OA) al subsecretario de Servicios Financieros del Ministerio de Economía, Guido Forcieri, por un presunto conflicto de intereses y una supuesta incompatibilidad con el ejercicio de su cargo a raíz de su papel en el "caso Ciccone".

Acompañada por el legislador porteño Maximiliano Ferraro, Carrió estimó que Forcieri asumió un rol impropio como funcionario e integrante de dos sociedades vinculadas al vicepresidente Amado Boudou y su íntimo amigo y socio comercial José María Núñez Carmona.

Los legisladores alertaron, además, sobre los créditos que el Banco Macro de Jorge Brito concedió a dos sociedades que integra Forcieri -Action Media SA y Rock Argentina SA-, por montos que superan hasta veinte veces el capital social de esas firmas, dedicadas a la publicidad y la organización de eventos.

"Llama la atención que sociedades anónimas con capitales sociales tan bajos -12.000 y 20.000 pesos, respectivamente- hayan contraído deudas con entidades financieras por montos que superan los 200.000 y 400.000 pesos, cuando la capacidad económica que evidencian estas sociedades es cuanto menos exigua", denunciaron en su presentación, que hoy también aportarán al fiscal federal Carlos Rívolo.

Actual director por el Estado en el Grupo Financiero Galicia y jefe del Gabinete de Asesores del Palacio de Hacienda cuando Boudou era su titular, Forcieri jugó un rol "clave" en la moratoria excepcionalísima que obtuvo la nueva Ciccone, ya bajo el mando de Alejandro Vandenbroele, según indicaron a LA NACION fuentes de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Forcieri resulta relevante, además, para comprender la madeja societaria que rodea al actual vicepresidente, ya que ambas sociedades -Action Media y Rock Argentina- registran hoy como presidente al marplatense Juan Carlos López, quien también ocupa el mismo cargo en Inversiones Inmobiliarias Aspen SA, que pertenece en un 50% a Boudou, según informó en su última declaración jurada ante la OA.

Vínculos cruzados

Allí no se acaban las coincidencias, según destacaron Carrió y Ferraro. "Tanto en las sociedades de las que participa el ex ministro Boudou como en las constituidas por Forcieri ha participado el mismo cuerpo de escribanos", indicaron. "Entendemos que puede haber una línea de investigación a seguir para develar otro tipo de incompatibilidades y otras cuestiones de interés público."

Carrió evitó, no obstante, identificar por su nombre a la escribanía Rodríguez Foster, que rubricó escrituras vinculadas a Forcieri, López, Núñez Carmona, su hermana Leticia Núñez, su sobrino Andrés Gerardo Gens y Juan Carlos Mazzeo, entre otros, según surge de los registros societarios que cotejó LA NACION.

A todos ellos se une, también, el abogado Ignacio Danuzzo Iturraspe, que se sumó a López dentro de Rock Argentina y a Núnez Carmona en Hábitat Natural SA, de la que Boudou también declaró que controla el 50% ante la OA, encabezada por Julio Vitobello.

Esa profusión de sociedades y cargos públicos, alertaron Carrió y Ferraro, ameritaría que la Oficina Anticorrupción investigara también "un eventual crecimiento patrimonial" de Forcieri "como resultado de sus gestiones en el doble rol de funcionario y empresario privado".

A esto se suman, indicaron los legisladores, los préstamos otorgados por el Banco Macro "en beneficio de las empresas de las que resulta socio" Forcieri, a su vez "estratégicamente ubicado al frente de altos cargos en la cartera de Economía y Finanzas del Poder Ejecutivo", lo cual estimaron que "resulta un fuerte indicativo de situaciones en las que al menos existirían conflicto de intereses".

La "frivolidad" del vicepresidente



El ex jefe de Gabinete Alberto Fernández planteó ayer que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner "debería exigirle" al vicepresidente Amado Boudou "que explique cabal y cuidadosamente" si intercedió a favor de la empresa Ciccone Calcográfica. "Me gustaría que [Boudou] explique qué hay de cierto, pero con precisión, sin decir que es víctima de una conjura", dijo Fernández, que calificó de "frívolo" al ex ministro de Economía, en contraste con la conducta del fallecido ex presidente Néstor Kirchner. "La frivolidad de Boudou no representa en nada la política que Kirchner quiso imponer", afirmó.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.