Ciccone: fue procesado el ex jefe de gabinete de Boudou

Forcieri, que representa al país ante el Banco Mundial, buscó favorecer a la empresa, según el juez Lijo
Hugo Alconada Mon
(0)
6 de septiembre de 2014  

La investigación que mantiene al vicepresidente Amado Boudou contra las cuerdas sumó ayer un nuevo eslabón judicial. El juez federal Ariel Lijo procesó a su ex jefe de Gabinete en el Ministerio de Economía, Guido Forcieri, tras concluir que el funcionario buscó en dos ocasiones que la imprenta Ciccone Calcográfica obtuviera beneficios extraordinarios de distintos organismos del Estado, cuando ya estaba en manos de Alejandro Vandenbroele.

El de Forcieri es el séptimo procesamiento del "caso Ciccone", tras los dispuestos a fines de junio pasado contra Boudou y Vandenbroele; el socio del vicepresidente, José María Núñez Carmona; dos miembros de la familia Ciccone –Nicolás Ciccone y Guillermo Reinwick– y del funcionario de la AFIP, Rafael Resnick Brenner, que había acusado a Forcieri de interesarse por la nueva Ciccone. La defensa de Forcieri –quien se desempeña ahora como representante de la Argentina ante el Banco Mundial– adelantó que apelará su procesamiento y embargo por $ 200.000, como presunto partícipe necesario del delito de negociaciones incompatibles, por lo que la Cámara Federal porteña deberá revisar la decisión del juez Lijo.

A lo largo de 189 fojas, el magistrado consignó las pruebas que acumuló en el expediente durante los últimos dos años, con especial énfasis sobre Forcieri "en dos de las etapas más importantes de la maniobra" delictiva. La primera, según Lijo, la "interrupción" de una licitación pública de la Casa de Moneda -para forzar así que el organismo debiera recurrir a la nueva Ciccone para imprimir billetes que requería el Banco Central-. La segunda, su intervención fallida para que esa imprenta obtuviera una moratoria ilegal de la AFIP.

El magistrado consignó además que Forcieri mantenía un vínculo evidente con otros procesados en la causa. Así, por ejemplo, remarcó el viaje que el ex jefe de Gabinete de Boudou compartió con Vandenbroele y Núñez Carmona. Volaron a Río de Janeiro, en asientos contiguos, por Aerolíneas Argentinas, en junio de 2011. Para entonces, The Old Fund ya había tomado el control de la ex Ciccone Calcográfica.

Al defenderse por escrito, Forcieri dijo que debió viajar a Brasil por motivos laborales y que se cruzó con Núñez Carmona -amigo y jefe suyo en distintas sociedades comerciales desde hacía años- por una "coincidencia en el destino", por lo que entonces conoció "casualmente" a Vandenbroele, quien sí volaba junto a Núñez Carmona. Pero el juez desechó esa explicación por su "candidez". Además, una tarjeta con sus datos de contacto como "Jefe de Gabinete de Asesores; Ministerio de Economía y Finanzas Públicas" apareció en la planta de Ciccone durante un allanamiento.

Lijo citó además el testimonio del ex titular de la Casa de Moneda Ariel Rebello, quien identificó a Forcieri como el responsable de comunicarle la supuesta decisión de Boudou como ministro de Economía de no darle el aval indispensable para obtener un préstamo millonario que le permitiría modernizar su organismo con maquinarias de la firma KBA. A la declaración como testigo y bajo juramento de Rebello se sumó luego la indagatoria de Resnick Brenner, quien lo acusó de interesarse por la suerte dentro de la AFIP del pedido de una moratoria especial que había presentado Ciccone Calcográfica, ya bajo el control de The Old Fund.

Forcieri rechazó ambos planteos. Ante los dichos de Rebello, dijo que sí se comunicó con él, pero para "coordinar cuestiones de logística" propias de las "contingencias" de la Casa de Moneda, pero que jamás abordó la operación con KBA. Y frente a la acusación de Resnick Brenner, optó por contraatacar: sostuvo que el entonces jefe de Gabinete de la AFIP fue a verlo por una deuda millonaria que el padre de ese funcionario le reclamaba desde hacía años al Ministerio de Economía.

El contrapunto entre ambos alcanzó ribetes insólitos. Forcieri lo acusó de "inventar" su interés por la ex Ciccone para ocultar el reclamo por su padre que "no tenía ninguna legitimidad". Pero Resnick Brenner le respondió con un escrito titulado: "¿Quién es el mentiroso?", en el que le enrostró "motivaciones patológicas". La réplica del colaborador de Boudou no se quedó atrás: dijo que el funcionario de la AFIP buscaba acusarlo a él, "un inocente", para ocultar su propia responsabilidad penal. "Feo eso", cerró Forcieri en lenguaje llano y directo.

Lijo optó por procesar a ambos. A Resnick Brenner lo consideró autor de negociaciones incompatibles con la función pública en la misma resolución en la que procesó a Boudou el 27 de junio pasado. Y a Forcieri lo procesó recién ayer, ya que su indagatoria se postergó repetidas veces. Estimó que "las pruebas incorporadas al presente sumario" eran "ampliamente suficientes" como para formarse "una clara convicción" de su presunta responsabilidad penal.

Para eso, el juez también se apoyó en los cruces de llamadas cuyo resultado, sostuvo, "es determinante". Detectó que sólo hay comunicaciones telefónicas entre Forcieri y Rebello entre el 15 y 20 de diciembre de 2010, cuando se cayó la licitación para modernizar de la Casa de Moneda.

Lijo también consideró probada la intervención que el entonces jefe de Gabinete de Boudou asumió a favor de Ciccone en la moratoria "ilegal" que le requirió a la AFIP. "Forcieri vuelve a aparecer torciendo la voluntad de la Administración Pública, ahora respecto a la concesión del plan de pagos ilegal, -remarcó el magistrado- porque obraba en beneficio de Amado Boudou y Núñez Carmona".

El nuevo avance en la investigación penal provocó que resurgieran anoche los reclamos de distintas figuras de la oposición -entre otros Martín Lousteau, Patricia Bullrich y Maximiliano Ferraro- para que Boudou renuncie, pida licencia como vicepresidente o se le inicie un juicio político.

Un escándalo con muchos señalados

Amado Boudou

Boudou, procesado por cohecho y negociaciones incompatibles con su función pública, fue jefe y socio de Forcieri.

Según el juez Lijo, Boudou actuó con su amigo Núñez Carmona para quedarse con Ciccone, y se valió de Vandenbroele como su testaferro.

El vice suma además un segundo procesamiento por falsificar los papeles de un auto.

Guido Forcieri

El representante de la Argentina ante el Banco Mundial fue jefe de gabinete de Boudou en Economía .

Lo acusan de haber intervenido en el salvamento de Ciccone y de colaborar para evitar que la Casa de Moneda se modernizara .

Fue socio de Boudou en una estación de servicio de nafta y en otra de GNC en la costa.

Los otros cinco procesados

  • Alejandro Vandenbroele (The Old Fund)
Está imputado como presunto testaferro de Boudou

  • Nicolás Ciccone (Fundador de Ciccone)

Denunció a Boudou, pero fue procesado por cohecho activo

  • José M. Núñez Carmona (Socio de Boudou)

Según Lijo, él y su amigo aceptaron como soborno el 70% de Ciccone

  • R. Resnick Brenner (Ex afip)

Acusado de facilitar el plan de pagos para levantar la quiebra

  • Guillermo Reinwick (Yerno de ciccone)

Procesado como partícipe por reunir a Boudou con Ciccone

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.