Ciccone: otro extraño giro de fondos

El empresario que aportó casi $ 2 millones para ayudar a levantar la quiebra reconoce vínculos con la familia Boudou
Hugo Alconada Mon
(0)
12 de marzo de 2012  

Seis días. Ese fue el tiempo que le tomó a la empresa London Supply recuperar los casi 2 millones de pesos que depositó ante la Justicia para ayudar al abogado Alejandro Vandenbroele a levantar la quiebra de Ciccone Calcográfica. Pero con una salvedad: el dinero lo aportó en el expediente y el reintegro lo cobró por fuera, sin que se enteraran el juez ni el síndico, ni los acreedores que buscaban cobrar, según surge del escrito que presentó días atrás la propia empresa ante el fiscal federal Carlos Rívolo y de fuentes empresarias y tribunalicias a las que consultó LA NACION.

El aporte millonario se concretó el 10 de septiembre de 2010, luego de que uno de los accionistas principales de London Supply, Miguel "Mickey" Castellano, llegó a su empresa con "una propuesta de negocios", según confirmaron desde la propia empresa que lidera su tío, Eduardo "Teddy" Taratuty. Les ofrecían comprar acciones en la "nueva" Ciccone. Pero algo ocurrió y el 16 llegó el cheque con el reintegro. Es decir, ocho días antes de que el juez en lo Comercial Javier Cosentino decretara el levantamiento de la quiebra.

Castellano es, tal como reveló este diario semanas atrás y confirmaron desde London Supply, amigo cercano de Juan Bautista Boudou, uno de los hermanos del entonces ministro de Economía, a quien también conoce desde hace décadas. Desde sus tiempos comunes en Mar del Plata. Pero desde su empresa se negaron a detallar quién le llevó a "Mickey" el posible negocio.

Según London Supply, la secuencia fue la siguiente: alguien (cuyo nombre callan) le propuso a Castellano quedarse con parte de las acciones de la "nueva Ciccone", el empresario aportó $ 1,8 millones como compromiso o reserva y sólo luego consultó la opinión legal de sus abogados. Estos objetaron la operación, por lo que se abrieron y recuperaron su dinero.

¿Cuántas acciones iban a adquirir?, consultó de manera formal LA NACION. Según London Supply, y aunque aportaron casi dos millones de pesos "nunca se llegó al punto de discutir el posible porcentaje accionario".

¿Quién le presentó la "propuesta de negocios" a Castellano? "Ninguna de las personas que se mencionan como involucradas en la investigación", fue la respuesta más precisa.

¿Con quién negociaron luego de ese primer contacto y de que la compañía depositara ese $ 1,8 millones en el expediente?, insistió LA NACION. "Con nadie, porque nunca existió una negociación", replicaron.

Según London Supply, el corte de las tratativas fue tajante. Es decir, "una total y definitiva desvinculación" del negocio con The Old Fund SA y la "nueva" Ciccone. Y por eso se llevaron su dinero, por fuera de la quiebra. "No tenía objeto comunicar el reintegro de los fondos en el expediente, ya que no tenía ninguna procedencia procesal", respondieron desde la firma.

Quién mueve el dinero

La libre disponibilidad de los fondos en una quiebra corre, sin embargo, sólo en ciertos supuestos y con determinadas condiciones. Es decir, si la quiebra ya se hubiera levantado o si The Old Fund, la sociedad que preside Vandenbroele, no perteneciera a la familia Ciccone.

"Si el dinero se retira después de que se levanta la quiebra, el deudor no tiene la obligación de explicar los movimientos de fondos", explicó un alto funcionario judicial del fuero Comercial ante la consulta de LA NACION. "Ya es distinto si se retiraron fondos que integraban la «masa de la quiebra» mientras ésta seguía vigente; ahí depende de quién mueva el dinero, si un tercero o el quebrado", planteó.

Así, si The Old Fund, la sociedad que presidía Vandenbroele, no pertenece a la familia Ciccone, entonces sí pudo disponer de los $ 1,8 millones. Pero si los dueños históricos de la imprenta todavía son sus verdaderos dueños -como argumentó el yerno Guillermo Reinwick en su primera solicitada (a la que contradijo la última)-, "entonces el pago es cuestionable", completó el alto funcionario judicial consultado.

Desde London Supply, de todos modos, se pusieron a disposición del fiscal Rívolo. Incluso le entregaron copias del reintegro mediante un cheque por $ 1,8 millones y de la constancia bancaria que acredita su ingreso a la cuenta de la compañía, según detallaron desde la propia empresa.

Por el contrario, la firma de Taratuty y Castellano evitó dar más precisiones sobre otro dato que reveló este diario cuando informó que London Supply es socia de Searen SA, la sociedad dueña del departamento del complejo Madero Center en el que vive Boudou.

Los verdaderos dueños de Searen SA -a la que Boudou identificó como "Searem" en su declaración jurada ante la Oficina Anticorrupción de 2010- continúan en las sombras. Cuando LA NACION le preguntó a acutor desde Searen para los negocios que comparten, la respuesta fue lacónica: "Nosotros respondemos sólo por nosotros".

  • $ 1,8

    Millones


    Es el monto que recibió Vandenbroele de la empresa London Supply para levantar la quiebra de Ciccone
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.