Cines y teatros buscan adecuarse al nuevo sistema

Los empresarios prevén complicaciones
(0)
5 de diciembre de 2001  

Las nuevas medidas económicas convulsionaron también al mundo del espectáculo. Los empresarios de cines y teatros buscan, con algunas dificultades, adecuarse a la bancarización del sistema.

Exhibidores y distribuidores cinematográficos se reunieron anteayer para discutir cómo instrumentar lo antes posible el uso de tarjetas de crédito y de débito.

Uno de los asistentes, Norberto Feldman, presidente de la Asociación Cinematográfica de Exhibidores Independientes de la Capital Federal, admitió a LA NACION que el nuevo sistema de pagos de las localidades "es imprescindible en estos momentos económicos del país, pero sólo en los próximos días se discutirán las condiciones de instrumentación".

"Pretendemos que los equipos proveedores de las respectivas máquinas operadoras -llamadas post- no cobren por sus servicios y que los porcentajes sean lo más bajo posible. Estas máquinas permiten accionar las tarjetas de crédito y de débito, pero en estos momentos son muy escasas las salas que cuentan con ese sistema", dijo.

Por ahora sólo algunos cines en complejos comerciales poseen la infraestructura para que el público pueda optar por la forma de pago.

Pascual Condito, uno de los más activos distribuidores independientes, dijo a LA NACION: "Es necesario, en un momento tan difícil como éste, que el sistema de pago con tarjetas de crédito y de débito se ponga en vigor de inmediato para reactivar una industria artística, cada vez más alicaída".

Teatro

El panorama en el teatro es similar. En la ciudad de Buenos Aires, ninguna sala posee sistema de débito automático y sólo el Paseo La Plaza y el Complejo Teatral de Buenos Aires ofrecen la posibilidad de pagar con la gran variedad de tarjetas de crédito en circulación. Según datos de estas salas, un 40 por ciento abona sus entradas con tarjetas de crédito.

En este contexto, se reunieron ayer varios productores privados. Entre ellos, Pablo Kompel, gerente de La Plaza. "Aquellos que no usan estos medios de pago se pusieron al tanto de cuál es la operativa. En lo personal, estoy de acuerdo con esta medida, no con el caos que está generando", dijo.

"Coincido con Kompel -apuntó Carlos Rottemberg, dueño de salas en Buenos Aires y Mar del Plata, que participó de la reunión-, pero se van a generar bastantes inconvenientes. Por ejemplo, puede ser engorroso cobrar en las giras en las que se hace una sola función en cada lugar. Además, este sistema genera un impuesto al teatro (actividad supuestamente exenta de gravámenes), porque habrá que pagar las comisiones por el uso de la tarjeta. Vamos a pagarlo todos".

Los productores acordaron instalar de inmediato el sistema de pago electrónico. Pero cuando Rottemberg llamó a Visa, le dijeron que no estaban en condiciones de dar precisiones acerca de cuándo podrían instalar el post, como consecuencia de la enorme demanda.

Los más perjudicados serán los dueños de las salas independientes. Tras los recortes en subsidios que sufrieron esta temporada, la bancarización los pone en una situación que muchos consideran terminal.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.