En un discurso encendido, Cristina respaldó a Recalde y embistió contra los gremios en conflicto