Citan a declarar al ex titular de la SIDE Carlos Soria

Se presentaría como acusado en una causa en la que se investigan presuntas presiones de la central de inteligencia para detener al ex ministro Domingo Cavallo, y los banqueros Carlos Rohm y Eduardo Escassany
(0)
27 de febrero de 2004  • 12:43

La Justicia citó a prestar declaración como acusado al ex titular de la SIDE Carlos Soria en una causa en la que se investigan supuestas presiones de la central de inteligencia para apresar al ex ministro de Economía Domingo Cavallo y a los banqueros José y Carlos Rohm y Eduardo Escassany.

Así lo confirmaron hoy fuentes judiciales, que precisaron que Soria fue convocado por el juez de instrucción Eliseo Otero "para mediados de marzo".

Soria está acusado de haber organizado al menos una reunión en la que participaron ministros de la Corte Suprema, camaristas y jueces federales, a quienes habría pedido la detención del ex ministro y los banqueros, en un supuesto intento por calmar los cacerolazos y reclamos para "que se vayan todos", en los primeros meses del gobierno de Duhalde.

Las fuentes señalaron que Soria es el único de los asistentes a aquellas supuestas reuniones que fue citado como imputado "y seguramente no habrá otros", añadieron.

Pero en ese mismo contexto se manifestaron pesimistas sobre la posibilidad de esclarecer fehacientemente los hechos, porque la mayoría de los testimonios recogidos en el expediente reconocen las reuniones, pero varían sobre su contenido.

La mayoría de los relatos menciona que se trataron "cuestiones de seguridad" vinculadas con los cacerolazos, escraches y marchas callejeras contra la clase política en general y los jueces, especialmente los de la Corte.

La causa ingresó en una etapa de definiciones después de que el juez Eliseo Otero completó el cuadro de declaraciones testimoniales con los relatos de los jueces de instrucción Cristina Bértola y Luis Zelaya.

Pero en el marco de la causa ya declararon el ex presidente Duhalde, el ex titular de la Corte Suprema Julio Nazareno, casi todos los jueces federales y varios de instrucción así como fiscales de ambos fueros.

Reuniones

La causa se inició en abril de 2002, cuando un matutino publicó que en el verano de ese año "Cavallo, Escasany y Rohm fueron escogidos como chivos expiatorios. Su entrega a la vindicta pública debía desviar del Gobierno la ira popular como un pararrayos".

Según esa información, "el Secretario de Inteligencia, Carlos Soria, amenazó a los jueces con la puesta en comisión si no accedían" a ese pedido de prisión, en el curso de una reunión en la que habrían participado "dos camaristas, seis jueces federales y el administrador de la Corte Suprema", Nicolás Reyes, como anfitrión ya que el encuentro fue en su domicilio particular.

En esa reunión, -la primera de al menos cuatro, según dijeron fuentes cercanas a la causa- habrían participado también los entonces presidente y vice de la Corte Suprema, Julio Nazareno y Eduardo Moliné O´Connor.

Los jueces federales, con la fallecida camarista Luisa Riva Aramayo a la cabeza, resistieron la supuesta embestida de Soria, y la denuncia pública motivó la apertura de una causa en la que la mayoría de los jueces federales no pudieron intervenir porque habían participado del hecho que se investigaba.

Sólo Norberto Oyarbide podía hacerlo, pero -según las fuentes- también se excusó, por lo que la Cámara Federal sorteó a un juez de instrucción -Otero- para que investigara.

En el mayor de los sigilos, la causa avanzó a lo largo de dos años y, según las fuentes, se habría determinado que las reuniones fueron "tres o cuatro", y el espectro se fue ampliando a medida que avanzaba el verano de 2002: además de jueces de la Corte, camaristas y magistrados federales, también habrían participado jueces y fiscales de instrucción y fiscales federales.

Nazareno y Duhalde concurrieron personalmente al despacho del juez Otero para declarar como testigos: el ex titular de la Corte lo hizo el 16 de octubre del año pasado y el ex presidente de la Nación, el 29 de diciembre.

Nazareno dijo que en esas reuniones sólo se habló de "cuestiones de seguridad"; Duhalde, en tanto, negó rotundamente que durante su interinato presidencial hubiera impulsado la detención de Cavallo y los banqueros.

Soria ya declaró como testigo, pero ahora su situación varió y será interrogado como acusado.

Fuente: DyN

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.