Cobos, Alfonsín y un mensaje de unidad para el radicalismo