Cobos se reunió con Bergoglio, en medio del malestar del Gobierno

Recibió a la cúpula del Episcopado, en un momento de tensión con el Gobierno; voceros del vicepresidente insistieron con que fue "un encuentro protocolar"
(0)
1 de julio de 2008  • 13:58

Pese a las duras críticas, surgidas del seno del Gobierno, por sus últimas acciones públicas, el vicepresidente Julio Cobos sigue adelante con su ronda de reuniones, leídas desde la Casa Rosada como desafíos a los lineamientos de la política oficial. Esta vez fue el turno de la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), que encabeza el cardenal Jorge Bergoglio.

A la salida del encuentro, el vocero de la Conferencia Episcopal, Jorge Oesteheld, comentó que se habló "de la necesidad del diálogo y [del rol de] las instituciones para preservar la paz social".

El prelado además agradeció que "afortunadamente, la situación de intranquilidad, o por la paz social, está menos angustiante que hace un tiempo, pero hay que estar atentos a buscar una solución a través de este camino".

Después de insistir con que "el camino es el diálogo, sin lugar a dudas", Oesteheld aclaró, no se discutió sobre las retenciones: "Es un tema técnico sobre lo cual, los curas no tenemos nada que opinar, que escapa a nuestras posibilidades", sostuvo.

"El tema fue el diálogo, la paz social, la convivencia entre los argentinos, pero no un tema técnico como las retenciones", reiteró.

Encuentro protocolar. Poco después de las 9.30 y durante casi una hora, Cobos recibió en su despacho del Senado a la cúpula epistolar.

Además de Bergoglio, participó de la audiencia el resto de la comisión ejecutiva de la CEA, integrada por los obispos de Tucumán, Luis Villalba, y de la diócesis de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, vicepresidentes primero y segundo, respectivamente. También integra la comitiva el obispo de San Miguel, Sergio Fenoy.

Terminado el encuentro, voceros de Cobos insistieron ante una consulta de lanacion.com con que se trato de un encuentro "estrictamente protocolar", tal como habóan hecho antes de la audiencia, de la que no trascendieron detalles.

A contramano. La reunión con Bergoglio tuvo lugar tras una seguidilla de movidas del vicepresidente que molestaron al matrimonio Kirchner.

Hace dos semanas, recomendó que las retenciones debían ser discutidas por el Congreso. Pocas horas después, la presidenta Cristina Kirchner anunció el envío de un proyecto del Poder Ejecutivo al Parlamento para ratificar la resolución 125 que dispuso el esquema de retenciones móviles y provocó el conflicto con el campo.

Luego citó a los gobernadores de las 11 provincias sojeras para discutir "alternativas superadoras" para poner fin a la crisis con el agro. La iniciativa fue rápidamente desacreditada por el Gobierno, que ordenó a los mandatarios kirchneristas que no aceptarán la invitación.

El convite terminó siendo un encuentro con tres de los gobernadores más enftrentados con la Casa Rosada: el cordobés Juan Schiaretti, el santafecino Hermes Binner y el puntano Alberto Rodríguez Saá.

Hace pocos días, mientras el Gobierno pugna por reunir los votos necesarios para que el proyecto oficial se convierta en ley sin cambios, deslizó, en evidente contradicción con el discurso de la Casa Rosada, que en el Congreso "no se necesitan votos, sino consenso".

Pendientes. Además, la reunión se produjo mientras siguen pendientes algunos temas que tensan la relación entre el Gobierno y la Iglesia. Entre ellos se destacan la vacante aún no cubierta en el obispado castrense, tras el retiro de monseñor Antonio Baseotto, la falta de candidatos para la embajada en el Vaticano, tras el rechazo del plácet de Alberto Iribarne por su condición de divorciado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.