Comienza hoy la discusión formal por el aumento salarial

Sindicalistas y empresarios analizan el tema con el Ministerio de Trabajo
Sindicalistas y empresarios analizan el tema con el Ministerio de Trabajo
Silvia Stang
(0)
25 de junio de 2002  

Después de idas y venidas, declaraciones de apoyo y de rechazo de sindicalistas y empresarios, hoy comienza formalmente la discusión por un posible aumento salarial, con todos los actores sentados a la misma mesa, y con el despacho de la ministra de Trabajo, Graciela Camaño, como telón de fondo.

Al anuncio de que se reunirían en primera instancia sólo la Unión Industrial Argentina (UIA) y la CGT dialoguista de Rodolfo Daer, se sumó en las últimas horas la confirmación de la asistencia de la Cámara Argentina de Comercio, la Cámara Argentina de la Construcción, la Unión de la Construcción, la Asociación de Bancos Argentinos (ABA) y la Asociación de Bancos Públicos de la República Argentina (Abapra). No habrá, sin embargo, representantes del sector rural.

De todas maneras, la presencia de las gremiales empresariales no significa de por sí adhesión a una medida tendiente a generar un aumento salarial. En rigor, podría surgir de los encuentros que se inician hoy una disposición con efecto discriminatorio y no generalizado, que aportaría una mejora en los ingresos de los trabajadores quizá sólo para algunos sectores en particular de la industria y de hasta cierto nivel salarial. Dentro de todo lo discutible, la línea de corte también podría ser el hecho de ser convencionado, con lo que se dejaría al margen a los jerárquicos.

La postura que sostiene el Ministerio de Trabajo, con el apoyo de la CGT de Daer, es la de otorgar una suba fija de entre 50 y 100 pesos para los trabajadores privados. Pero desde las cámaras se opondrían a un decreto de necesidad y urgencia con un efecto universal, si bien aseguran estar dispuestos a sentarse a dialogar.

Para los empresarios, la necesidad de un ajuste es innegable, pero la buena voluntad que dicen tener algunos directivos queda ahogada por la recesión. Salvo, claro está, para los sectores que están con posibilidad de exportar tras la devaluación. Quizá por eso, se considera que la UIA es la gremial empresarial que está un poco más cerca de sellar algún acuerdo.

En la Cámara Argentina de Comercio no sorprendieron las respuestas de las entidades del interior que la integran: sólo una de las 120 afirmó que sus empresas asociadas podrán afrontar una suba salarial.

En tanto, la mesa directiva de la Cámara de la Construcción analizará hoy por la mañana su posición, que no sería diferente de la de Comercio: la profunda recesión justifica el discurso de los empresarios respecto de que en primer lugar debería pensarse en una política que permita "que haya obreros" y luego sí discutir el nivel de los salarios.

Banqueros

Desde ABA trascendió que los directivos asistirán "a escuchar qué se propone" sin llevar una postura definida. De todas formas, la crisis del sector hace que hoy se esté pensando más en negociaciones de emergencia para sostener las fuentes laborales que en mejorar los ingresos.

Uno de los puntos por considerar es la consideración para los empleados a los que se les paga el monto superador del mínimo de convenio como "a cuenta de futuros aumentos". "Creo que se debería diferenciar: si ese aumento fue dado durante este año, podría absorber una disposición, pero si fue anterior no debería hacerlo", consideró un laboralista.

Aunque cada parte expone sus preferencias, nadie es del todo rígido como para frustrar las negociaciones. La CGT desestimó su idea original de que el tema se trate en el contexto de una gran paritaria, para que la discusión no se extienda demasiado.

Igualmente, los sindicalistas quieren que el incremento tenga los aportes de empresarios (6 por ciento) y de trabajadores (3 por ciento) para las obras sociales, acechadas por el quebranto y sin miras de que el Estado cancele sus deudas. Pero si el aumento es no remunerativo, la CGT no se daría el lujo de rechazarlo.

Camaño, en tanto, mantiene sus temores, y si bien pugna por la reactualización de sueldos por decreto, no quiere cerrar los caminos si hoy se encuentra con la negativa empresarial. Descartó la semana última que la norma legal estuviese firmada, como se había conjeturado, aunque no desecha esa vía.

Por su parte, la secretaria de Trabajo, Noemí Rial, dijo a LA NACION que "esto es el inicio de una discusión. No se trata de que haya decreto -aseguró-. Se puede ir acordando con las cámaras que estén en condiciones de aumentar y seguir discutiendo con las otras", atemperó.

Lo que sabe Camaño es que debe ir con cuidado. No es la primera vez que Eduardo Duhalde le garantiza su deseo de otorgar la suba salarial pero no encuentra el momento de hacerlo, o de que el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, insiste en que es mejor negociar sector por sector.

En tanto, el sindicato del Petróleo y Gas Privado de Tierra del Fuego consiguió ayer una mejora del 25% para julio y agosto.

Posiciones ante una difícil negociación

Ministerio de Trabajo

  • La ministra Graciela Camaño se presenta como defensora de la actualización salarial, pero insiste en la necesidad de un acuerdo entre empresarios y sindicalistas. Además, defiende la vía de un decreto.
  • CGT oficial

  • La central obrera que conduce Rodolfo Daer quiere una suba fija del "poder alimentario" de entre $ 50 y $ 100 para el sector privado. Espera un acuerdo con empresarios y si no, un decreto de necesidad y urgencia.
  • Unión Industrial

  • La entidad fabril que dirige Héctor Massuh mantiene un perfil bajo sobre la postura que llevará a la negociación. Algunos sectores tienen mejores posibilidades porque se favorecieron con la devaluación.
  • Cámara de Comercio

  • Las empresas mercantiles y de servicios enroladas en la gremial que preside Jorge Di Fiori anticiparon que, por la recesión, no podrían hacer frente a un aumento salarial en favor de los trabajadores.
  • Construcción

  • Los directivos de la cámara presidida por Eduardo Baglietto se reunirán hoy por la mañana para definir su postura, pero en el sector advierten que, sin medidas que reactiven, no podrán aumentar.
  • MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.