Comisarios civiles, antes de fin de año

Anunció que habrá cambios en la Policía Federal y dijo que se estudia, además, el lanzamiento de un plan de empleo
(0)
21 de abril de 2004  

En el despacho del ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, Gustavo Beliz, los papeles parecen sepultarlo. Sobre ellos se destaca una gigantografía con un cuadro sinóptico del plan trienal contra el delito anunciado por el Gobierno. Beliz, ayer, en diálogo con LA NACION, dio precisiones sobre el programa, afirmó que antes de fin de año civiles elegidos por concurso estarán al frente de cinco comisarías porteñas, anunció una profunda reforma en el organigrama de la Policía Federal y anticipó que a los cambios se sumará un plan de empleo para dotar de una pata social al programa del Gobierno.

Beliz, junto a su segundo, Abel Fleitas Ortiz de Rozas, y al secretario de Seguridad, Norberto Quantín, dio además una fuerte definición política sobre la que se asienta el plan trienal: "La inseguridad tiene que ver con la necesidad de una limpieza de la política, de la Justicia y de las fuerzas de seguridad".

Aclaró también que el fondo de financiamiento de 600 millones de pesos para funcionamiento del plan, más los 400 millones destinados a la construcción de cárceles, saldrá íntegramente del presupuesto nacional y que los gobernadores, si quieren, pueden hacer aportes, que serán bien recibidos. "Se creará un fondo trienal de 1000 millones de pesos, que no saldrán de la coparticipación", afirmó.

El ministro anunció que a corto plazo se verá una reforma de la Policía Federal, los comisarios no cobrarán un sueldo fijo, sino variable y de acuerdo con su productividad, se sumarán más patrulleros y en seis meses ya estará lista la Agencia Federal de Investigaciones Seguridad Interior, con la incorporación de 6000 efectivos.

El plan se completa con un programa de descentralización, que prevé la elección popular de los responsables de las fuerzas de seguridad en algunos municipios. "Los municipios deberían tender a contar con una fuerza policial propia para delitos menores", sugirió.

Para la ciudad de Buenos Aires, Beliz dijo que se prevé el funcionamiento de la policía comunitaria y de la Justicia de menor cuantía. Esto implica que a los juzgados contravencionales se les asignarán competencias penales. "A esto le vamos a sumar la descentralización de jueces y fiscales, cada vecino conocerá el nombre y apellido de los jueces y fiscales. Los jueces deberán estar al menos tres años en el mismo distrito."

-¿Las reformas tienden a una disolución de la Policía Federal?

-Al contrario, queremos fortalecer las fuerzas federales. Les pedimos a cada uno de los jefes de las fuerzas de seguridad que en 60 días nos presenten un plan de reordenamiento, porque hay muchas áreas donde se superponen.

Fleitas Ortiz de Rozas completó: "Acentuaremos las funciones de las fuerzas federales contra el narcotráfico,el secuestro y el lavado de dinero, mientras que la policía comunitaria es para faltas menores".

Beliz explicó además que en su afán de procurar el control civil de las policías realizarán "una experiencia antes de fin de año para llamar a concurso en cinco comisarías de la Ciudad y colocar responsables civiles. La reforma política empieza con estas medidas, no sólo con eliminar la lista sábana".

El esquema previsto es que en 30 días el Congreso trate los paquetes de leyes sobre justicia y seguridad, y al mes siguiente las normas referidas a la reforma política.

-¿Qué función tendrán los responsables civiles?

-Lo vamos a dar a conocer más adelante. La idea es anunciar un mecanismo de consulta popular permanente mediante una encuesta que nos dé la opinión de los vecinos sobre el funcionamiento de las 53 comisarías. Así, medir la productividad de cada comisaría y sobre esa base asignar el sueldo de cada comisario, que no va a ser fijo, sino móvil, con incentivos de productividad.

-¿Va a haber cambios a corto plazo en la cúpula de la Policía Federal?

-Estamos trabajando. No queremos mezclar los anuncios con cambios de nombres en la Federal, pero el Presidente está analizando legajo por legajo de la cúpula y habrá una definición la semana próxima. No sólo estarán incluidas modificaciones por legajos, sino también cambios en la reingeniería de la policía, en el organigrama.

-¿Le preocupa la marcha convocada por Juan Carlos Blumberg?

-El reclamo es hacia todos los actores del sistema y nosotros queremos ser muy responsables y humildes para recibir todo tipo de requerimientos. Nuestra respuesta tiene que ser responsable, no espasmódica. El principal problema de las políticas de seguridad en la Argentina es que han estado contaminadas por la impunidad política, partidaria y han estado sometidas a una respuesta histérica y espasmódica. No se hizo un plan integral. Aquí no hay recetas mágicas, inmediatistas ni salvadoras, estamos proponiendo un esfuerzo para políticas de Estado en las que cada cual asuma su responsabilidad.

-En un plan tan amplio quedó afuera la parte social...

-Al contrario. Estamos trabajando con el ministro (Daniel) Filmus para propiciar la retención de los chicos en las escuelas. Hay que fortalecer ese nivel del núcleo familiar.

-Y los problemas laborales...

-No quiero anticipar cuestiones que trabajamos en áreas respectivas, tenemos algunas ideas, pero deben estar bien definidas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.