Opinión. Cómo responder a los escraches y las agresiones