Cómo votan los porteños: claves, antecedentes y curiosidades

La evolución de las distintas fuerzas en la ciudad y los realineamientos partidarios quedan reflejados en una visualización interactiva
Andy Tow
(0)
17 de julio de 2015  • 10:50

Desde que alcanzó su estatus autónomo, la ciudad de Buenos Aires ha constituido una arena electoral fuertemente competitiva en la que han sido frecuentes los realineamientos partidarios.

Elementos institucionales como el umbral cero para acceder a bancas en la Legislatura, la renovación de ésta por mitades, la exigencia de la mitad más uno de votos en primera vuelta o la separación de la fecha de la elección del jefe de gobierno de la presidencial han tendido a favorecer una dinámica fragmentada. En contraste con lo que sucede en el nivel federal, en la ciudad es usual que no se alcance la mayoría absoluta de votos en primera vuelta para designar al Ejecutivo y que éste carezca de mayoría legislativa propia durante todo su mandato.

La disputa por cargos electivos en la ciudad actualmente se asienta sobre las ruinas del sistema de partidos porteño de los años ochenta y noventa, centrado en el radicalismo, el peronismo y las terceras fuerzas como la Ucedé y el Frepaso. La caída de Fernando de la Rúa en el distrito que lo había consagrado primer jefe de gobierno porteño e inmediatamente después presidente afectó especialmente el bipartidismo local, dando lugar a un nuevo y más fluctuante juego de coaliciones políticas.

En la visualización que acompaña esta nota intentamos mostrar la evolución del voto del Pro, ECO y FPV en elecciones ejecutivas y de medio término desde 2003, agregando los votos de las agrupaciones cuyo perfil puede asimilarse a cada una de estas tres fuerzas, considerando su composición partidaria, dirigencial y su actuación en comicios posteriores. El mapa resultante ilustra la relativa estabilidad territorial de las preferencias electorales.

En este período numerosos nombres de agrupaciones políticas y sus integrantes han ido variando en el tiempo, lo que dificulta cualquier ejercicio de comparación. Algunas han tenido más continuidad, como Compromiso por el Cambio- Unión Pro de 2003 a 2015, y el Frente para la Victoria de 2005 a 2015 (que en 2003 asimilamos a la coalición de Aníbal Ibarra, por su perfil dirigencial de entonces y el alineamiento posterior del ex jefe de gobierno). En tanto las agregaciones con eje en el radicalismo como el Acuerdo Cívico y Social o UNEN (hoy ubicadas dentro de ECO) han mostrado una mayor rotación de elencos y etiquetas partidarias.

Así, por ejemplo, en las elecciones de medio término de 2009, los porcentajes que se atribuyen a ECO corresponden a la sumatoria de listas separadas: Proyecto Sur (que postulaba para la Legislatura a Jorge Selser del Partido Socialista Auténtico, hoy en la alianza ECO), el Acuerdo Cívico y Social (cuya lista encabezaba el hoy compañero de fórmula de Martín Lousteau, Fernando Sánchez) y el Partido Socialista (que llevaba al tope de la boleta a Roy Cortina, hoy diputado electo de ECO). Por esta razón el mapa muestra en el total de ese año la supremacía del voto de ese segmento -que en conjunto supera al Pro- aunque éste individualmente obtuvo más votos. Si bien los caudales electorales no se transfieren linealmente de elección en elección, estas agregaciones permiten una aproximación a la distribución de preferencias del electorado en aquel momento respecto a las fuerzas que compiten hoy.

La geografía social del distrito también ofrece claves de la puja electoral. La división de la ciudad entre un noreste más acomodado y un sureste con más necesidades, con un centro oeste intermedio, mantiene significativa correlación con la distribución espacial del voto hace décadas. El justicialismo históricamente ha logrado mejores desempeños en barrios de nivel socioeconómico más bajo, en tanto, fuerzas como el Partido Demócrata, la Ucedé, Acción por la República y recientemente el Pro han mostrado más arraigo en los más acomodados. Por su parte, el radicalismo, el socialismo y otras fuerzas del llamado espacio de centroizquierda han mostrado más fortaleza en predominio de clases medias.

La asociación estadística, sin embargo, no es del todo lineal -salvo tal vez para el justicialismo-, dejando considerable espacio de maniobra para variadas estrategias de captación del voto. Da cuenta de esto la novedad de un ballottage entre dos candidatos (Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau) que han tenido mejor desempeño en áreas de sectores medios y altos, con el arbitraje del voto peronista y de izquierda. Un juego de suma cero en el que la distancia entre ganador y perdedor, y sobre todo su distribución, dará anticipo de futuras competencias.

Por: Andy Tow

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.