Comparaciones y escepticismo: qué le espera a Macri en París