Complicó seriamente a Boudou un testigo clave del caso Ciccone

El yerno de uno de los fundadores de la imprenta detalló en la Justicia dos reuniones con el vicepresidente en las que se negoció el futuro de la empresa
Hugo Alconada Mon
Paz Rodríguez Niell
(0)
4 de diciembre de 2013  

Por primera vez, un actor central del caso Ciccone comprometió directamente a Amado Boudou ante la Justicia al detallar cómo el vicepresidente se reunió al menos dos veces con uno de los fundadores de la imprenta, Nicolás Ciccone, para dar inicio a las negociaciones que buscaban resucitar la empresa.

El testimonio llegó desde el corazón mismo de la familia que administraba la imprenta: Guillermo Reinwick, yerno de Nicolás Ciccone, contó cómo actuó de facilitador del primero de los encuentros con Boudou, el 29 de julio de 2010, en los estudios de Telefé. Ese día, según relató el testigo, el vicepresidente le dijo a Ciccone que para resolver la situación de la imprenta hablara con José María Núñez Carmona, su amigo y socio. Fue un encuentro de unos segundos detrás de las cámaras del programa AM, donde Boudou estaba como invitado.

Reinwick le dijo al juez que después, mientras el vicepresidente seguía al aire, Ciccone, Núñez Carmona y él fueron a una sala de reuniones del canal y que ahí, sobre una pizarra, el socio del vicepresidente describió su plan para salvar la imprenta.

Reinwick, que después se convirtió en dueño –al menos en los papeles– del misterioso fondo The Old Fund, controlante de la imprenta, declaró ayer durante siete horas en el juzgado federal de Ariel Lijo, quien investiga al vicepresidente, acusado de haberse involucrado ilegalmente en la suerte de la empresa. Además de las revelaciones que comprometieron a Boudou, Reinwick contó que fue amenazado, motivo por el cual tras declarar se lo incluyó en el programa de protección de testigos.

"No le saques el culo a la jeringa"; "Estás abriendo mucho la boca", son frases que ayer Reinwick le adjudicó a Núñez Carmona. Declaró incluso que en una reunión, mientras tomaba Fanta del pico, lo amenazó con que si declaraba ante la Justicia y "tocaba" al vicepresidente, le iba a "meter un tiro" a uno de sus hijos.

Reinwick declaró que fue por miedo que calló y que accedió a firmar una serie de documentos de The Old Fund como controlante de la ex Ciccone, que ahora lo complican.

Eran las 17.20 y en el tercer piso de Comodoro Py la audiencia llevaba más de cinco horas cuando llegó apurado un hombre del programa de protección de testigos del Ministerio de Justicia. Lo habían llamado de urgencia para garantizar la seguridad de Reinwick, que a partir de ahora, tendrá un teléfono con un botón antipánico. "No puedo decir nada. Sólo que lo que tenía que declarar lo declaré todo, de «pe' a pa»", dijo el testigo cuando dejó el juzgado. Ya no lloraba, pero todavía temblaba.

En su declaración, explicó cómo logró llegar al vicepresidente, relató dos encuentros de Boudou con los Ciccone (el de Telefé y otro en el bar I Fresh Market, de Puerto Madero, a pedido del otro fundador de la imprenta, Héctor Ciccone) y contó cómo pretendieron resolver la crisis que se generó cuando el caso salió a la luz. Según dijo ayer, la solicitada que firmó negando las acusaciones públicas, no fue redactada por él. Más aún, declaró que jamás la firmó, y que se enteró de su existencia cuando la vio publicada en los diarios.

Como consecuencia de las amenazas que dice haber sufrido, el juez le permitió que Reinwick declarar sin la presencia de los abogados de Boudou, Diego Pirota y Eduardo Durañona, que estuvieron toda la tarde esperando en el pasillo. "Este acto es nulo", se quejaba Pirota, que planea pedir hoy que el testimonio quede sin efecto y analiza denunciar a Reinwick por falso testimonio.

No sólo cuestiona que lo hayan dejado fuera de la audiencia; también, que Reinwick haya pasado de imputado (tal era su condición en la causa) a testigo. Eso lo saca de la lista de los acusados.

Lijo había dispuesto que una vez terminada la declaración de Reinwick, las defensas pudieran interrogar al testigo. Debían presentar un pliego con preguntas, que el juzgado le leería a Reinwick. Pirota se negó. No estaba dispuesto a hacer nada que convalidara la declaración. El abogado cuestionó además la actuación del fiscal Jorge Di Lello. Se quejó de que él -que sí estaba autorizado a presenciar la audiencia- se hubiera ido dejando en su lugar a personal de la fiscalía y que no se hubiera opuesto a que el imputado se convirtiera en testigo.

Pirota no sabía que horas antes Di Lello había presentado un escrito en la causa en el que le advirtió al juez que algunas de las personas que había citado como testigos habían sido imputadas. No lo cuestionó; se lo advirtió, sostuvo, "a los fines que el juzgado estime corresponder".

En ese mismo escrito, Di Lello le pidió que citara a declarar, también como testigo y no como acusado, al banquero Jorge Brito para que explique cuál fue el rol del Banco Macro, entidad sospechada de haber financiado la resurrección de la imprenta. Según declaró Reinwick, la historia que "marcó un antes y un después" en su vida empezó cuando, desesperada por salvar la compañía, la familia Ciccone buscó conseguir los favores del Gobierno.

Reinwick dijo que el primer intento fue con el entonces secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a través del dueño del Swiss Medical Group, Claudio Belocopitt. No prosperó. Cuenta que después, por casualidad, corriendo por el Pacheco Golf Club se encontró con Gabriel Bianco, que era director comercial de Telefé, quien le contó que tenía llegada a "budín". Según los dichos de Reinwick, que LA NACION reconstruyó sobre la base de fuentes que accedieron a la declaración, "budín" era Boudou.

Para preparar el encuentro con el vicepresidente, Bianco, Núñez Carmona y Reinwick mantuvieron antes una reunión en el Hotel Hilton. Según declaró el testigo, Nicolás Ciccone estaba desesperado, pero le pareció "poco serio" que el encuentro con Boudou fuera en un set de televisión. No obstante, accedió.

Reinwick habló también de Alejandro Vandenbroele, supuesto testaferro de Boudou y titular de The Old Fund, que levantó la quiebra de Ciccone. Dijo que Núñez Carmona se lo había presentado como su "empleado", como alguien de su confianza.

La ronda de declaraciones seguirá mañana, con Nicolás Ciccone. Si confirma la versión de su yerno, complicará aún más la situación de Boudou.

De salvador a perseguido

El yerno de Ciccone fue quien acercó a Boudou

Guillermo Reinwick

Titular de The Old Fund

Tiene 46 años y es uno de los yernos de Nicolás Ciccone, uno de los hermanos fundadores de la imprenta.

Reinwick le comunicó a su suegro, desesperado por resucitar la empresa en quiebra, que tenía un amigo para llegar al entones ministro de Economía Amado Boudou.

Dueño del bar Francesca del Patio Bullrich, entre otros restaurantes, Reinwick conocía al director de Telefé, Gabriel Bianco, que conocía a Boudou.

A través de Bianco, se sucedieron las reuniones: en el hotel Hilton, en Telefé, en el I Fresh Market de Puerto Madero y en la propia casa de Reinwick.

Casado con Lorena Ciccone y padre de seis chicos, Reinwick pidió a la Justicia que le garantice la seguridad a su familia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.