La comunidad judía celebró con cautela la presencia del Presidente