Con aporte opositor, el Gobierno tuvo un contundente éxito en Diputados

Con 165 votos positivos, el proyecto del oficialismo para acordar con los fondos buitre obtuvo media sanción y ya se debate en el Senado; el macrismo aceptó retoques al plan para sumar más apoyos
Laura Serra
(0)
17 de marzo de 2016  

La Cámara de Diputados le ofrendó ayer al Gobierno su primer triunfo legislativo: con 165 votos positivos frente a 86 negativos, el oficialismo y un mosaico variopinto de bloques opositores dieron media sanción al acuerdo que le permitirá a la Argentina salir del default. Se trata del proyecto de ley más importante para la gestión económica del presidente Mauricio Macri.

Nadie aplaudió ni vitoreó al final de las casi 20 horas que duró la sesión. "No se puede festejar que la Argentina les deba pagar a los buitres", alegaron los oficialistas. La iniciativa se giró de inmediato al Senado, que ayer mismo inició su debate en comisión con la presencia del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay. El oficialismo confía en que la contundencia de la votación de ayer en Diputados disipe la posibilidad de que el peronismo en el Senado le introduzca más cambios al dictamen. Cualquier modificación por parte de la cámara revisora demoraría la sanción final de la ley, cuando lo que busca el Gobierno es aprobarla antes del 14 del mes próximo, cuando debe efectuar el primer pago a los acreedores externos.

A diferencia de las iniciativas del kirchnerismo, que con su mayoría se solían aprobar a libro cerrado, el acuerdo con los holdouts tuvo numerosas modificaciones en su redacción original por los aportes de la oposición, principalmente del Frente Renovador, de Sergio Massa; del Bloque Justicialista, de Oscar Romero y Diego Bossio, y del frente Progresistas, con Alicia Ciciliani (Partido Socialista) y Margarita Stolbizer (GEN). Esta apertura del oficialismo -obligado por su condición de minoría- redundó en la contundencia del resultado final.

El Frente para la Victoria (FPV) se mantuvo firme en el rechazo al acuerdo, que calificó como una capitulación ante los fondos buitre. Dejó jirones en el camino: seis diputados del bloque votaron a favor (ver aparte). "Pero no se fueron del bloque", aclararon los voceros kirchneristas. Al rechazo del FPV se sumaron los bloques de izquierda y Libres del Sur.

Mientras discurrían los discursos en el recinto, Luciano Laspina (Pro), presidente de la Comisión de Presupuesto, mantenía contacto permanente con su colega del Frente Renovador Marco Lavagna, el principal asesor económico de Massa en el Congreso. Hasta último momento negociaban modificaciones en el dictamen, que, vale aclarar, no afectaron la médula del acuerdo, sino más bien apuntaron a blindarlo ante eventuales nuevos litigios.

En líneas generales, el acuerdo consiste en un pago en efectivo de 11.684 millones de dólares a los holdouts, previa emisión de bonos a cinco, diez y treinta años a una tasa del 7,5% anual. Este pago implica una quita del 38% del reclamo original planteado por los acreedores. Los opositores no cuestionaron este punto, pero se esforzaron por incorporar límites y salvaguardas en el dictamen. Éstas son:

*Se puso un tope a la emisión de bonos que hará el Gobierno: será de 12.500 millones de dólares y cualquier excedente será computado a cuenta de la autorización prevista en el presupuesto 2016 en materia de deuda. No podrá destinarse ese excedente a gastos corrientes.

*Se condiciona la vigencia del acuerdo y la concreción del pago a que primero la justicia de los Estados Unidos levante todos los embargos que pesan sobre la Argentina y que impiden al país pagarles a los bonistas reestructurados en los canjes de 2005 y 2010.

*La nueva emisión de deuda deberá contener cláusulas pari passu (igual trato) para evitar que en un futuro los bonistas puedan reclamar embargos. Además, se insertó la obligación de que estos cupones contengan cláusulas de acción colectiva, para permitir que en caso de reestructurarse esta nueva deuda pueda hacerse con el 65% de las adhesiones e impedir que el restante 35% pueda accionar contra la Argentina como lo hicieron los buitres.

*Los bonistas que no tienen sentencia firme contra la Argentina no podrán cobrar más por costos legales u honorarios.

*Se incorpora la creación de una Comisión Bicameral de Seguimiento de la Deuda Pública para monitorear la reestructuración de la deuda. El Gobierno deberá enviar un informe trimestral.

"Se está resolviendo un problema en un momento de debilidad, porque la Argentina está sitiada judicialmente", enfatizó Mario Negri, jefe del interbloque Cambiemos. El objetivo del Gobierno es, superado el default, buscar financiamiento externo para solventar planes de infraestructura y paliar el déficit.

Una jornada tan larga como tensa y polémica

Elisa Carrió

Coalición Cívica

"Kirchner decidió pagarle al FMI con liquidez, con fondos de las reservas de los argentinos. Le pagó cash y se endeudó con la Anses"

Máximo Kirchner

Frente Para la Victoria

"Mis críticas están hechas de saber lo que es gobernar. Vayan y negocien mejor. Si son mejores que nosotros, háganlo"

Victoria Donda

Libres del Sur

"Macri ha decidido que la prioridad urgente pasa por cerrar un acuerdo con los fondos buitre, que se negaron a participar de los anteriores canjes"

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.