Con cimbronazos en sus mercados, la región ve un panorama más turbulento tras las elecciones

El gobierno de Bolsonaro mostró preocupación por el futuro del Mercosur y del acuerdo con la UE; inquietud en los inversores
El gobierno de Bolsonaro mostró preocupación por el futuro del Mercosur y del acuerdo con la UE; inquietud en los inversores Fuente: Archivo - Crédito: Eraldo Peres/AP
Alberto Armendáriz
(0)
13 de agosto de 2019  

RÍO DE JANEIRO.- El sorprendente resultado de las primarias en la Argentina generó ayer cimbronazos financieros en toda América Latina a medida que crecían los temores de los inversores extranjeros ante un panorama político cada vez más turbulento en la región.

En Brasil, principal economía latinoamericana y mayor socio comercial de nuestro país, el pánico se apoderó de la Bolsa de San Pablo no bien comenzaron las negociaciones; al final de la intensa jornada, el Bovespa cayó un 2%. En México, la segunda economía de la región, la bolsa retrocedió 1,41%. Similares situaciones se vivieron en Colombia, Chile y Perú.

"Hubo una reacción de los mercados un poco exagerada, porque la economía argentina no tiene tanto peso en toda la región. Pero lo que vemos es ya una señal de que, en un contexto cada vez más complejo, con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la posibilidad más concreta de que el gobierno promercado de Mauricio Macri no logre la reelección y haya una vuelta de las fuerzas de izquierda con Alberto Fernández tuvo un efecto de contagio muy fuerte. Los inversores están buscando puertos seguros y América Latina se aleja de esa perspectiva, se vuelve más turbulenta", señaló a LA NACION Zeina Latif, economista jefa de XP Investimentos, en San Pablo.

De visita en el estado de Rio Grande do Sul, el ultraderechista presidente brasileño, Jair Bolsonaro -que ha sido muy expresivo en su apoyo a Macri-, advirtió que una victoria de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner en octubre podría incluso generar un gran flujo migratorio de argentinos a Brasil, y comparó la eventual situación con la crisis en Venezuela, que en los últimos tiempos llevó a que cientos de miles de venezolanos abandonen su país a través de los pasos fronterizos con el norteño estado brasileño de Roraima. "Si ese zurdaje ('esquerdalha') vuelve en la Argentina, nosotros podremos tener en Rio Grande do Sul un nuevo estado de Roraima. Y no queremos eso: hermanos argentinos huyendo para acá", resaltó.

En cambio, la enorme ventaja que obtuvo la fórmula kirchnerista fue festejada por el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, preso por corrupción y lavado de dinero, y por la destituida exmandataria Dilma Rousseff, ambos del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

"Felicitaciones a los compañeros Fernández y Kirchner por el expresivo resultado en las primarias argentinas. Es preciso dar esperanza al pueblo, traer días mejores y cuidar de quien más lo necesita. Un fuerte abrazo del amigo Lula", mandó escribir en su cuenta de Twitter Lula, quien en julio había sido visitado en su celda de Curitiba por el candidato presidencial del Frente de Todos.

En tanto, en Brasilia, las preocupaciones giraban en torno al futuro del Mercosur, bloque anclado en la relación estratégica entre Brasil y la Argentina. Asesores presidenciales que pertenecen al ala ideológica del gobierno brasileño ya comenzaron a agitar la idea de que una nueva administración kirchnerista podría llevar a que Brasil revea su participación en el grupo y a acercarse más a la Alianza del Pacífico. Sin embargo, fuentes consultadas por este diario en los ministerios de Economía y de Relaciones Exteriores apuntaron que era demasiado prematuro pensar en esa dirección y que deberían reinar la cautela y el pragmatismo.

"La Argentina es el tercer socio comercial de Brasil -detrás de China y Estados Unidos- y el principal destino de las manufacturas brasileñas; una salida del Mercosur dañaría terriblemente a la industria brasileña, que ya está en una situación demasiado débil", resaltó a LA NACION el analista Mauricio Santoro, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad del Estado de Río de Janeiro.

No obstante, una eventual primera víctima del cada vez más posible triunfo Fernández-Kirchner sería el acuerdo de libre comercio recientemente alcanzado entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), que aún debe ser ratificado por los parlamentos de ambas partes. "El acuerdo se logró gracias al empeño del gobierno de Macri y a pesar del escepticismo de Bolsonaro. La victoria del kirchnerismo sería un factor de riesgo para el acuerdo, que ya enfrenta cuestionamientos europeos por la falta de una política ambiental más fuerte de Brasil", apuntó Latif.

Los resultados fueron seguidos atentamente también por las administraciones de centroderecha de Sebastián Piñera, en Chile, y de Iván Duque, en Colombia, que ven con preocupación un cambio de gobierno.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.